Buscar

ceibo

explicar/comprender/transformar

Nueva Asamblea Mesa #NiUnaMenos Santa Fe

118487_santa-fe

Hoy, a partir de las 19, se realizará una nueva Asamblea de la Mesa Ni Una Menos Santa Fe, en la sede de Club República del Oeste (Avda. Freyre 2765). Se acerca el 8 de Marzo, día del Paro Mundial de Mujeres, y hay que ajustar los detalles del desarrollo de la jornada en Santa Fe. La Mesa viene manteniendo las conversaciones con los sindicatos, a fin de confirmar su adhesión y delinear las modalidades del paro en la actividad laboral previsto para el 8M en horario de 11.00 a 13.00. Se trata de un objetivo muy difícil de lograre, sobre todo para las trabajadoras del sistema privado. Se está pensando en implementar un ciclo de asambleas periódicas durante este lapso de tiempo, algunos gremios reunidos en Mesa Intersindical en nuestra ciudad (Cgt, Cta de los Trabajadores y Cta Autónoma) ya han manifestado públicamente su participación activa y reclamos a presentar durante la jornada de protesta. Se espera por estos días un mismo tipo de iniciativa por parte de gremios santafesinos adherentes: Asoem, Adul, Apul, Sadop. Por lo demás, los trabajadores nucleados en Ate y Amsafe confirmaron en las últimas horas su jornada de paro por 48 horas para los días 6 y 7 de marzo. Sumada la discusión paritaria a las actividades que se realizarán por el Día de la Visibilidad Lésbica el día martes 7, cabe esperar que el panorama local para la fecha se presente en estado de convulsión.

 

En cuanto a la convocatoria a la Marcha del 8 de Marzo, las santafesinas se reunirán en la esquina de Boulevard Gálvez y San Martín a las 16.30 horas. Desde allí, avanzarán a través de la Peatonal hasta Plaza de Mayo, donde la Mesa Ni Una Menos Santa Fe organiza un acto en el cual se dará lectura al Documento actualmente en preparación. El acto planificado por las integrantes de la Mesa incorpora además una agenda cultural con espectáculos musicales e intervenciones artísticas. No será la única organización presente en la Plaza ese día, donde habitualmente se reúne un colectivo diverso que manifiesta a través de sus intervenciones, instalación de gazebo y volanteada, murga y radio abierta. La Comisión de Comunicación de la Mesa Ni Una Menos Santa Fe está trabajando en contactar a las organizaciones que programan actividades en la Plaza a fin de poder presentar una agenda completa y ordenada.

 

Con respecto a la participación de los varones se está dando un debate arduo: algunas organizaciones entienden que sus compañeros, presentes durante todo el año en las distintas actividades, deben poder acompañar la Marcha. Pero la mayoría de las participantes en Asambleas de la Mesa están de acuerdo en la propuesta de realizar una Marcha de Mujeres, invitando a los varones a compartir las actividades en Plaza de Mayo. Pese a las protestas, la decisión ha sido marchar sin los varones, y está fundamentada, no sólo en las cuestiones que atañen a las dimensiones ideológico-culturales e incluso psicológicas de intervención del patriarcado en la constitución de subjetividades y estructuras de acción. Además, las mujeres recuerdan las nefandas consecuencias que tuvo la participación de los hombres en ocasiones como la marcha del Encuentro Nacional de Rosario y otras, donde se los empleó como “fuerza de choque” para avanzar en la columna y donde protagonizaron actos de vandalismo que redundaron en fuerte intervención represiva policial. Se cree más conveniente que en esta oportunidad los compañeros esperen la llegada de la Marcha a la Plaza y se están planificando actividades para compartir colectivamente.

 

Por otra parte, la Comisión Audiovisual de la Mesa Ni Una Menos Santa Fe, se encuentra trabajando en la producción de spots para difundir en tv y redes sociales la convocatoria al Paro Mundial de Mujeres, con testimonios de mujeres en territorio y parte de las organizaciones participantes bajo la consigna: ¿Qué pasa si paramos? Hoy estarán en la sede del Club República del Oeste tomando algunos registros en audio e imagen para la elaboración de este material, a partir de las 19.00 horas. Además, se está trabajando en la realización de un documento audiovisual para difundir post realización de las actividades del 8M, que contenga y manifieste las perspectivas locales, nacionales e internacionales que inspiran y movilizan a este Paro de Mujeres en marzo.

Foto: Diario Uno Santa Fe.

 

#8M: Camino al Paro Mundial de Mujeres

mujeres

   2016 fue un año de gran protagonismo femenino en la escena política y social mundial, cuyo desarrollo hemos presenciado en momentos cúlmine como la multitudinaria marcha contra la asunción del presidente Trump en Estados Unidos; o las repercusiones que ha tenido en la prensa internacional la protesta contra la prohibición del topless en Argentina. Pocas consignas hay capaces de trascender los límites de las organizaciones y los partidos políticos como las consignas de género, una lucha que crece y se fortalece con la inclusión de los colectivos por la diversidad sexual. Los parámetros feministas abarcan tanto los reclamos por la distribución equitativa de la riqueza producida socialmente, como la igualdad de reconocimiento jurídico institucional en cuanto a la garantía de derechos. Es por eso es objetivamente capaz de reunir en un solo movimiento las fuerzas sociales de vanguardia que pujan por la equidad.

   En nuestro país en particular, el colectivo #NiUnaMenos se constituye en torno a las protestas por los femicidios hacia el año 2015, resultando la marcha del 3 de Junio de ese año la máxima expresión de un trabajo cultural y político arduo y sostenido. Hoy es una fecha establecida en el calendario feminista nacional, que el año pasado incorporó la convocatoria del 19 de Octubre, también de participación masiva en espacios públicos, así como en organismos de gobierno y cuerpos legislativos, como por ejemplo en Cámara de Diputados de la Nación, donde las diputadas kirchneristas se presentaron vestidas de negro, como indicaba la consigna. Hoy día la mayoría de los municipios del país cuentan con sus respectivas áreas de género, incluso organismos exclusivamente dedicados a la atención de las problemáticas propias del colectivo LGTB. También funcionan distintos servicios públicos de cobertura local y nacional orientados a la prevención y contención de víctimas de violencia de género y denuncia de delitos de trata de personas, acompañados de todo un proceso de modernización en cuanto al tratamiento de las cuestiones que atañen al derecho familiar y de la infancia. Estas innovaciones han llegado luego de un sostenido trabajo de concientización y sensibilización sobre estos temas, un proceso social educativo impulsado desde lo institucional y lo civil incluso a través de los medios, donde a partir de las disposiciones establecidas por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522 se constituyeron organismos de control y capacitación para periodistas en la cobertura de hechos de violencia que involucren mujeres y niños en consonancia con los derechos dictaminados según pactos y convenciones internacionales.

   Pero la realidad no es tan ordenada como la letra quiere, en ella coexisten distintos grupos cuyo desigual contexto determina intereses disímiles y en ciertos casos, hasta contrapuestos. Desde hace años que las mujeres reclaman, desde espacios como el Encuentro Nacional de Mujeres, una Ley de Emergencia que destine mayor presupuesto a las políticas de género, tanto en materia de atención primaria de la salud como la construcción de refugios para víctimas de violencia y sus hijos, si es que tienen. Por otra parte, los avances en la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo se encuentran truncos, entre los objetores de conciencia y definiciones jurídicas acerca del comienzo de la vida humana a la medida de la doctrina eclesiástica, lo cual no por ser real resulta menos aberrante en una sociedad laica. Todo esto en un contexto en que la plena aplicación de la Ley de Educación Sexual en las escuelas deja mucho que desear, al igual que la necesaria cobertura sanitaria que debe acompañarla. Por lo demás, atravesamos actualmente en lo político un momento de recambio administrativo, donde la inclusión de un nuevo “team” de expertos exige la exclusión de otros, implicando una serie de interrupciones y retrocesos que repercuten, para tomar un criterio tecnocrático, en la efectividad y rendimiento mismo de los programas en curso.

  Esta situación conduce al movimiento feminista al camino de la resistencia, ya que en el punto de desarrollo alcanzado no puede permitir dichos retrocesos, y necesita además avanzar en el grado de institucionalización que haga posible la cristalización de sus reclamos en decisiones políticas que estabilicen y dinamicen la prevención y atención del arco de problemas de género en sus distintas dimensiones. Tenemos en agenda una fecha próxima, el 8 de Marzo. Las feministas del mundo hablan de una jornada de paro de alcance mundial y se cuecen, sotto voce, actividades de visibilización y concientización para tomar esta nueva oportunidad de seguir aportando contenido político y cultural a este día. Un momento para evaluar y valorar las conquistas obtenidas, señalar los factores en riesgo y continuar el avance colectivo en la construcción de la unidad que supimos conseguir.

UCR: entre el pasado y el futuro

  “Tiene dos enemigos: el primero lo amenaza por detrás, desde las fuentes; el segundo le cierra el camino hacia adelante. Lucha con ambos. En realidad, el primero lo apoya en su lucha contra el segundo, quiere impulsarlo hacia adelante y de la misma manera el segundo lo apoya en su lucha contra el primero, lo empuja hacia atrás. Pero esto es solamente teórico. Porque aparte de los adversarios también existe él, ¿y quién no conoce sus intenciones? Siempre sueña que en un momento de descuido —para ello hace falta una noche impensablemente oscura—puede escabullirse del frente de batalla y ser elevado, por su experiencia de lucha, por encima de los combatientes, como árbitro.”

 

Franz Kafka, Anotaciones fragmentarias (1920).

 

Hace unos días, cuando José Corral realizó anuncios de su intención de invitar al Pro a formar parte del Frente Progresista, hubiera podido esperarse un huracán político de notables dimensiones. No fue así. Pido unos párrafos más para desmenuzar un poco las características de invitación tan sorprendente.

Desde la famosa Convención radical celebrada en Gualeguaychú en marzo de 2015, el intendente santafesino ha dejado muy en claro su convencimiento en cuanto a la pertenencia al frente Cambiemos. Dos consecuencias importantes tuvo Gualeguachú en su momento: la primera fue una puesta en escena de un importante grado de fragmentación en la UCR, donde llegó a destacarse incluso el ala kirchnerista que lidera Leandro Santoro. Creo que esa misma fragmentación fue la que obligó al supuesto vencedor de la Convención -el mendocino Ernesto Sanz- a pagar los costos políticos de una decisión inconfundiblemente motivada por la intención de dar fin a la década Kirchner. Aduciendo una enfermedad, Sanz renunció a la pretensión de ocupar un cargo en el actual gabinete, y hoy ocupa un lugar muy informal en el gobierno, como asesor. Mi tesis es que esta incapacidad del radicalismo de alinearse tras un liderazgo firme limita sus posibilidades de ocupar cargos expectantes de desición política, tanto a nivel nacional como provincial.

Otra de las cuestiones que puso en el tapete la Convención de marzo tuvo que ver con la cercanía de cierto sector del radicalismo con el peronismo renovador. Lo rechazaron los convencionales; pero fue Julio Cobos quien propuso una alianza ampliada al massismo, como la que tiene actualmente el Frente Cambia Mendoza con el gobernador Alfredo Cornejo. Esta especial situación en la provincia de los viñedos sirvió como precedente a Corral para proponer en Santa Fe un hipotético acuerdo entre el Frente Progresista y Cambiemos.

Hacia agosto último, sin estar firmada todavía por Miguel Lifschitz la unificación de las legislativas nacionales y provinciales en una misma fecha, las presiones sobre la UCR Santa Fe para tomar definiciones por el socialismo o por el macrismo eran, al menos en lo nominal a través de los medios, muy fuertes. El 9 de agosto se conformó la Mesa Cambiemos Santa Fe… en Buenos Aires, y no eran pocos los que pensaban que con este acuerdo peligraba la continuidad del Frente Progresista en Santa Fe. Tampoco fue así. A día de hoy, con dos tercios de la provincia inundada y el sector agrícola en emergencia, un Lifschitz sin urgencias electorales -más preocupado por la reforma de la Constitución provincial, en realidad- se muestra dispuesto a mantener con Nación el diálogo necesario para conseguir los aportes que la provincia necesita para recuperarse. La estrategia oscila entre el apretón de manos con el presidente ante las cámaras y las denuncias por parte de figuras del socialismo y sus aliados de que el dinero prometido no termina de llegar.

 

Brenda Nonino.

12973354_1169567963077308_6675284512705594313_o

José Corral, Intendente de la ciudad de Santa Fe y Presidente de la UCR Nacional en el Aeropuerto de Sauce Viejo, junto al Presidente de la Nación durante su visita en noviembre pasado.

Miguel Lifschitz: “Mi mayor logro sería dejarle a esta provincia, después de 60 años, una nueva Constitución”.

  Mauricio Maronna, melómano, periodista y escritor, es, desde hace más de veinte años, Jefe de la sección Política del Diario La Capital de Rosario. Allí escribe su columna, una referencia de análisis político, que se publica en las ediciones de jueves y domingo del periódico rosarino. Conduce además En Profundidad, programa íntegramente político que se transmite en vivo los días lunes a partir de la hora 22, por canal 4 de Rosario http://www.notiexpress.com. Por allí pasan muchos de los personajes más significativos de la política en la región, y el lunes pasado fue el turno del Gobernador Miguel Lifschitz. El ingeniero civil termina de cerrar el primer año de su gestión en este cargo electivo -por el Partido Socialista-, y aprovecha la oportunidad para manifestar su opinión sobre un amplio abanico de temas: la situación del gobierno nacional a largo de 2016; la Liga de Gobernadores y su rol en el debate por Ganancias; la gestión política y económica que ha permitido a la provincia de Santa Fe cerrar el ciclo anual con un modesto pero alentador índice de crecimiento del PBI. Compartimos la entrevista realizada el lunes pasado, el 26 de diciembre. Unos días antes de que el gobernador santafesino firmara el decreto de unificación de la fecha de elecciones provinciales en coincidencia de fecha con las legislativas nacionales en 2017.

hqdefault
En Profundidad, programa de entrevistas y análisis político conducido por Mauricio Maronna. Por allí pasaron, sólo este último diciembre, la intendente rosarina Mónica Fein; los diputados provinciales Julián Galdeano (UCR); Antonio Bonfatti (PS); Federico Angelini (Pro) y la diputada nacional Silvina Frana (FpV).

   Parece oportuno trazar, no diría un balance, porque los balances son aburridos; pero sí una mirada sobre lo que ha sucedido en este año. Lifschitz ha sido un protagonista clave en la agenda política del año y con él vamos a hablar de lo que está sucediendo en Santa Fe, en la Provincia, en la Nación. De la relación con el Presidente; pero también del futuro, lo que se viene, lo que se puede esperar para 2017.

   Este año termina, en términos generales -en términos económicos, si se quiere-, mal.  Aquélla promesa iniciática del cambio, aquélla “luna de miel” del presidente Macri que tenía 60, 65 por ciento de imagen positiva ya ha desbarrancado. Por el lógico imperio de las circunstancias y de la realidad. Lo que ha pasado es bastante curioso a nivel nacional: el análisis político previó, al momento de asumir el gobierno de Cambiemos, que iba a tener dificultades políticas: porque no tiene mayoría en las cámaras, porque casi no tiene  gobernadores propios. .. Y sin embargo, donde apareció el problema no fue en la política; sino en la economía.

   Nunca pudo remontar el gobierno la situación económica. Lluvia de inversiones, lluvia de dólares, segundo semestre, “brotes verdes”; nada de eso se dio. Se produce esta dualidad de llegar a un final de año más tranquilo socialmente (cruzo los dedos) que en años anteriores. Pese a una situación económica de recesión, no se observa una situación de tensión social en las calles, al menos en Rosario y en la Provincia de Santa Fe. Y eso tuvo que ver también con un cambio de paradigma que hizo el gobierno nacional. Tuvo que darle 30.000 millones de pesos a los sindicatos –a la CGT y a los grupos piqueteros– para las obras sociales, para calmar la ansiedad. Tuvo que recurrir a los viejos protagonistas de la historia también para reabrir el diálogo con el tema Ganancias. Una curiosidad que me parece debe generar alertas en el oficialismo, porque la idea era otra: interactuar directamente con la sociedad, pasar por arriba a la vieja política. Y se terminó negociando con la CGT, que ha sido la gran aliada del gobierno. Es la primera vez, incluso con una caída del 3.8 del PBI, que a un presidente no peronista -Macri- la CGT no le hace un paro.

   Hablaremos de Santa Fe, que en medio de un descalabro económico general, luce un 1,8 de crecimiento. Hablaremos de la seguridad, de las cuestiones que sí complican a los santafesinos en este año que se termina. El año que viene no será igual, porque es un año electoral donde se van a definir algunas cuestiones políticas en vistas al 2019; y no valdrán excusas del tipo “para las elecciones falta mucho tiempo” o “la gente está pensando en otra cosa”  -que seguirá pensando en otra cosa. Un año electoral cambia radicalmente la situación y sabemos cómo son estas temporadas donde lo que se busca es atraer el voto de la sociedad.

–Buenas noches, señor Gobernador, muchas gracias por venir. Termina el año, usted se sube a la camioneta y dice “bueno, vamos a celebrar…” ¿Cómo ve a Santa Fe?

–Yo la veo bien a Santa Fe, teniendo en cuenta el contexto nacional. Uno observa lo que está ocurriendo en otros lugares del país, y sin dudas esta provincia está mejor y termina bien el año. Nuestra gestión empezó complicada, con circunstancias, con mala relación con el gobierno nacional, inundaciones, y el impacto de la crisis económica. Sin embargo remontamos la situación, superamos las cuestiones climáticas. Y hemos logrado que la provincia tenga un crecimiento de 1.8 en un país con una recesión que pasa los 3 puntos de caída del producto bruto. Obviamente esto no es un mérito del gobierno provincial; pero nosotros hemos contribuido apoyando a los sectores más complicados y a las economías regionales. Dimos un fuerte apoyo a la obra pública. La inversión pública de este año en Santa Fe no tiene antecedentes en los últimos 20 o 30 años, y para 2017 que está proyectada en casi tres veces lo que fue este año. Así que las perspectivas para mí son positivas. Lógicamente, no somos una isla. Dependemos de que al resto de país -y la economía sobre todo- le vaya más o menos bien. Que se estabilice un poco, que baje un poco la inflación, que se haga un poco más claro el panorama hacia el futuro. Con eso es suficiente para que Santa Fe y Rosario piquen para arriba.

–Es extraño, me hace acordar a tiempos pasados donde el país estaba mal y la provincia estaba bien. Me acuerdo de alguna etapa del gobierno de Obeid, de Reutemann… Los opositores dicen que el crecimiento se debe al campo. ¿Esto es exclusividad de la situación del campo?

–Bueno, bienvenido si es por el campo. Efectivamente el sector agropecuario es muy  fuerte en la provincia y, si bien está concentrado en pocas manos, en la cadena -o en el eslabón- de las exportaciones, hay una distribución de beneficios muy amplia entre pequeños productores; el comercio; transporte y servicios. Eso moviliza la economía a en la región. Pero no ha sido sólo eso. Ha sido la obra pública, el apoyo a las economías regionales para que no cayeran, ha sido el apoyo a la industria. En Santa Fe a pesar de la crisis industrial que hemos tenido este año (la caída del consumo, la caída del mercado interno, las importaciones), prácticamente no se ha cerrado ninguna industria. Esto no fue casualidad, nosotros intervinimos en más de 150 casos en conflicto para lograr apoyos con Repro, subsidios, y acompañar a las empresas. Hemos hecho desembolsos directos, con financiamiento a más de 500 empresas. Todo esto ha contribuido a que la economía santafesina lograra un crecimiento que en este contexto es importante.

–Y usted, ¿en qué ve el error del gobierno? Porque Santa Fe está creciendo, Córdoba un poco menos; pero crece. Hubo una ayuda significativa en materia social, incluso mayor que en el último gobierno kirchnerista. Y la economía está 3,8 abajo, según el último dato. ¿Cuál es el “pecado original”?

Desde mi punto de vista, en principio el error está en no haber acordado una estrategia contra la inflación, suponer que la inflación iba a bajar sola. Quienes  tenemos ya unos años de experiencia en la Argentina y hemos vivido las etapas inflacionarias sabemos que eso no ocurre de manera espontánea. Se necesita estrategias activas y acuerdos políticos y sociales para ponerle techo a la inflación. Me parece que eso faltó y el resultado es que terminamos el año con una inflación similar a la del año pasado. Y esto es preocupante porque el compromiso del gobierno había sido que la inflación iba a bajar en el segundo semestre. Otra cuestión para señalar es que, más allá de los discursos, de las buenas intenciones, de algunas acciones puntuales a nivel macroeconómico; no está claro cuál es el proyecto de desarrollo. No hay señales claras para la industria, para el sector de la tecnología, de los servicios; y nadie sabe exactamente cuál es el proyecto del gobierno. Eso retrasa las inversiones.

   Por otro lado, si no se logra un acuerdo político que garantice la gobernabilidad, también se genera un marco de incertidumbre sobre el futuro. Esto es lo que ha ocurrido con esta última situación de Ganancias, que puso al país al borde de un conflicto de gobernabilidad muy importante. Porque se abroqueló la oposición y del otro lado el gobierno mantuvo una posición rígida que no aceptaba puntos de negociación, y eso iba a un conflicto grave. Los gobernadores tuvimos un papel importante para poner la pelota contra el piso y forzar una negociación que volviera la situación a su cauce natural.

–Podría ser peligroso si se repite, y en un año electoral…

–Totalmente, porque es un gobierno que no tiene hegemonía, que es minoría en las cámaras, sin demasiadas provincias alineadas de manera directa. Necesita un marco de negociación y gobernabilidad que garantice que sus políticas se puedan sostener en el tiempo. Esto hay que construirlo. La “mini-liga” de gobernadores me parece que puede ser una buena herramienta, si el gobierno la aprovecha. Somos gobernadores que no integramos Cambiemos. Pertenecemos a distintos partidos; pero tampoco estamos en la línea de confrontación de algunos sectores kirchneristas. Queremos buscar una alternativa que garantice estabilidad institucional al país, que permita salir de los conflictos y que la economía pueda recuperarse. Aspiramos a que el gobierno nos reconozca como protagonistas de la política de los próximos tiempos.

–¿Está conforme con el proyecto de Ganancias aprobado? El anterior, votado por la oposición, producía un costo muy alto para Santa Fe.

–Creo que esta ley tiene un pecado original, que tiene que ver con que no se buscó consenso desde el arranque. Entonces cada sector incorporó “parches”: los trabajadores con el propósito de beneficiarse y lógicamente las organizaciones gremiales;  la oposición para sacar rédito político; y los gobernadores para evitar que el costo fiscal recayera exclusivamente sobre las provincias. Finalmente se llegó a un acuerdo donde todos perdimos algo. Las provincias perdemos bastante, pero no tanto como parecía. El gobierno también tuvo que hacer un aporte mucho mayor;  pero los trabajadores obtuvieron buena parte de lo que reclamaban. Creo que fue un acuerdo razonable que mejoró la situación inicial.

–El presidente se puso nota ocho. Sé que usted no lo va a calificar, pero ¿superó la línea de cuatro?

–Creo que es como querer hacer un juicio de valor sobre un equipo de fútbol a los 25 minutos del primer tiempo. Como que se está tomándole la mano al partido, por ahí los mejores goles vienen  más tarde, eso habrá que verlo. Es difícil evaluarlo, pero creo que está a mitad de camino. No ha logrado todavía los resultados que prometió en campaña. La gente tiene una expectativa, y aunque tiene paciencia -creo que todavía la hay una expectativa positiva-, el tiempo se agota. Todos los que asumimos el gobierno asumimos a la vez un compromiso con la gente, que quiere ver esos resultados.

–¿Usted le dice estas cosas al presidente?

–Por lo menos conmigo (no sé cómo es el presidente con otros interlocutores) no es muy abierto hacia las cuestiones políticas. Las conversaciones que hemos tenido se vinculan a temas de gestión concretos: obras, economía. Gestión. No tuve la oportunidad de conversar temas más puntualmente en el terreno de la política con el presidente. Sí con alguno de sus colaboradores y ministros. Pero bueno, es todo un tema el de cómo se logra poner en sintonía la política y los resultados que la sociedad demanda.

–¿Le sorprendió que el presidente dijera: “con Lifschitz tenemos el mismo discurso”?

–Sí. No sé en qué términos lo dijo, ni qué quiso significar con eso. Obviamente que no tenemos el mismo discurso, está claro que tenemos miradas distintas sobre muchos temas. Lo cierto es que hemos establecido una relación personal que antes no teníamos, y esto nos permite decir las cosas y  plantear los temas, buscar acuerdos sobre cuestiones concretas. Lo hemos hecho con la seguridad, con las obras, logramos hacerlo con este tema de Ganancias. Creo que es bueno que un presidente escuche y atienda la mirada y las opiniones de sectores políticos distintos. Me parece que eso habla bien de y hace a una sociedad más democrática y con mayor nivel de convivencia.

–Mirando algunas encuestas de las últimas horas, sigue siendo la seguridad el gran tema en Santa Fe. Ahora aparece el desempleo también. Esto ocurre porque no se han dado respuestas, porque es una cuestión que va a seguir en el inconsciente de los santafesinos…

–Sigue apareciendo porque es un problema serio para Santa Fe y para Rosario en particular, y va a seguir apareciendo porque la gente es muy transparente en eso. Cuando el problema está, aparece en las encuestas. Creo que hemos avanzado. Los datos e indicadores son moderadamente positivos. No es para pensar que está resuelto; pero venimos de dos años de mejora sostenida y creo que todo hace prever que el próximo año va a ser mucho mejor todavía. Creo que tenemos la situación bajo control, que le hemos encontrado la vuelta al tema de la justica penal. Tenemos concursos en marcha para incorporar 42 fiscales nuevos, en marzo ponemos en marcha la policía judicial, estamos renovando todos los fiscales regionales y el fiscal general. Estamos dotando a la Justicia de todas las herramientas para que funcione mejor, y de hecho este año ha repuntado. Tenemos un nuevo Código Procesal Penal, que  no salió ayer en la sesión de diputados; pero espero que en febrero esté aprobado. O sea que tenemos la situación en un franco rumbo de mejoría. Otro tanto con la policía, creo que se nota un cambio de actitud, de presencia, imagen, equipamiento y tecnología. Todo esto se va a profundizar en el año próximo. Falta muchísimo, todos los días aparece algún policía que hace alguna macana, eso es real. Son 22.500 efectivos. Pero también es cierto que hemos hecho operativos antidroga como nunca, que hemos esclarecido una cantidad de situaciones que hacía años que no se terminaban de dilucidar.

   Por otro lado el trabajo conjunto con Nación ha dado resultados y si lo sostenemos el año próximo incluso va a ser mejor todavía. El aporte de los organismos nacionales de inteligencia criminalística ayuda bastante en el intercambio de información. En esas dos “patas” fundamentales de la seguridad estamos avanzando. La tercera es muy importante también: el abordaje de la situación de los pibes jóvenes de los barrios en situación de vulnerabilidad y en conflicto con la ley. Allí también hemos multiplicado el programa Nueva Oportunidad. Más de 2.500 pibes incluidos en Rosario y más de 1.000 en Santa Fe. Estamos muy encima de todos los chicos que tienen una potencialidad de terminar en alguna situación de violencia, actuando preventivamente. Cuando asumí la gestión y en la campaña del año anterior, les dije a los santafesinos que íbamos a continuar con todo lo bueno que había hecho el Frente Progresista -salud, educación, políticas sociales-. Y como impronta de esta gestión íbamos a incorporar tres temas. Primero la obra pública –y hemos cumplido con creces, porque hay obras por toda la provincia. No hay pueblo, ciudad, ruta que no esté en obras. Hemos licitado más de 7.500 millones en lo que va del año. Lo segundo era una política productiva, y de hecho hemos sido muy activos en la protección de nuestros sectores productivos, siendo proactivos a la hora de promover financiamiento, nuevas iniciativas, radicación de inversiones. Lo tercero era la seguridad. Y siento que estamos agarrando las riendas de la seguridad, que ya no es un caballo desbocado. Insisto, el año próximo será el año donde podamos demostrar mejores resultados.

–El problema es cuando usted dice eso y aparece un episodio. Entonces la gente se…

–Por supuesto que puede ocurrir y estamos expuestos a que ocurran estas cosas. Pasan en otras partes del mundo también. Pero tienen que ser casos aislados, no puede ser lo cotidiano. Tenemos que bajar los niveles de violencia e inseguridad. Creo que el gobierno nacional lo tiene claro y empieza a haber algunas iniciativas que son importantes. Una que pasó desapercibida, -pero que nosotros queremos poner en agenda- es la disposición reciente de Enacom donde exige a las empresas que los chips de los celulares sean personalizados. Se establece una relación directa entre el usuario y el chip, cosa que no ocurría hasta ahora. Esto va a reducir notablemente el robo de celulares porque ya no va a tener sentido robar un celular. Pequeñas acciones que contribuyen mucho a resolver problemas de inseguridad.

–Cuando Macri dice: “estamos mejor”; pum, declaración de Bonfatti muy crítica contra el gobierno nacional. En el proyecto original de Ganancias, Ciciliani votó con la oposición. ¿Lo tiene usted más difícil adentro del partido que afuera?

–Hablé con Alicia esa noche y acordé con su voto. Si yo si hubiera estado en su lugar habría hecho de la misma manera. No había opción: se votaba con el proyecto oficial; o se votaba con la oposición. No había absolutamente ninguna posibilidad de negociación en el medio. Desde mi rol de gobernador -como lo plantearon otros gobernadores- planteé que aquí había que parar la pelota y volver a negociar. Ahora estamos en un momento  de redefinición de la política argentina. La aparición de Cambiemos modificó el mapa político, con la caída del kirchnerismo y la discusión que se está dando en el peronismo, con una fragmentación de liderazgo muy fuerte. También el sector que representamos nosotros, que podríamos llamar el sector progresista de la Argentina, está en una redefinición. No podemos seguir diciendo siempre lo mismo, sosteniendo siempre las mismas posiciones. Creo que hay que ver cómo nos adaptamos a un nuevo escenario y cómo interpretamos correctamente la demanda de los ciudadanos. Tenemos la obligación de mostrar un proyecto distinto al del del gobierno nacional; pero esto no quiere decir que tengamos que confrontar directamente. Tenemos que ser colaborativos, cooperativos, tratar de que las cosas vayan bien para todos. En todo caso, tener capacidad para mostrar que podemos ser mejores: en obra pública, en promover el desarrollo económico de nuestra provincia, en mejorar la educación. Pero eso hay que demostrarlo en la realidad y no sólo en el discurso.

–Y con Bonfatti cómo van las cosas.

–Tenemos buena relación con Antonio, hemos trabajado juntos muchísimos años. En la municipalidad,  en la provincia… Cada uno tiene su rol, su lugar. Una cosa es ser dirigente nacional como es él, presidente de nuestro partido; y otra cosa es ser gobernador de Santa Fe. Él también seguramente, cuando estaba en mi lugar, actuaba de la misma manera.

–Incluso desde dentro de su partido me dicen que la reforma constitucional puede ser viable en tanto y en cuanto el gobernador no quiera ser reelecto. ¿Habrá un renunciamiento de parte suya, Gobernador?

–Nunca un proceso de reforma puede estar atado la decisión personal de un dirigente,  cualquiera sea ésta. Me parece que es lo suficientemente importante el tema como para que lo trabajemos en otro nivel y le demos relevancia a las cosas que tienen  que ver con el futuro. Mi mayor logro sería dejarle a esta provincia, después de 60 años, una nueva Constitución. La primera Constitución -que además fue la primera del país- la promovió Estanislao López en 1819. La del 1962 -que es la que hoy está vigente- fue promovida por Silvestre Begnis. Desde luego, sería un honor y un logro político importante que en mi gestión pudiéramos instalar una nueva Constitución que le quedara a los santafesinos por los próximos 50 años. Con eso me doy por satisfecho.

–¿Aun no obteniendo su propia reelección?

–Esa es una decisión de los legisladores. En principio, cuando declaren la necesidad de la Reforma. Luego pasa a ser competencia de los constituyentes. Los constituyentes son soberanos para definir si van a abordar ese tema, de qué manera lo van a abordar, qué vale o no vale para las actuales autoridades. Lo mismo ocurre con los intendentes y legisladores. En el caso de que estableciéramos que los legisladores no pueden estar en su cargo por más de ocho años -como es en la provincia de Buenos Aires-, habría que establecer si esos ocho años son de aquí para adelante; o si también se cuentan los cuatro años anteriores. Son decisiones que tienen que tomar los constituyentes.

–En ese sentido la limitación de mandato le ha generado a este intento de reforma una expectativa, un “tigre de papel” que antes no tenía.

–Como ese hay muchísimos temas. Por ejemplo los jueces y los miembros de la Corte, ¿tienen que permanecer indefinidamente en sus funciones; o tienen que tener algún límite? ¿Cómo se integra el Consejo de la Magistratura? Porque hoy no consta en la Constitución. El gobernador Binner -y yo he seguido ese criterio- estableció una autolimitación; pero mañana puede venir un gobernador que diga: “no, yo los vuelvo a designar a dedo como antes”. Y lo puede hacer. Un jefe de policía, ¿no es mejor que lo apruebe la Legislatura? Yo lo quise hacer,

–Lo prometió en campaña.

–…lo prometí en campaña y envié mi primer designación -el comisario Bruschi- a la legislatura. Y me lo devolvieron. Me dijeron “no está en la Constitución, nosotros no queremos asumir esa responsabilidad”.

–Poncio Pilatos…

–Bueno, yo quiero que esté asentado en la Constitución, el Jefe de Policía es un lugar muy relevante. Quiero que en el futuro no sea definido únicamente por el gobernador; sino que el nombramiento provenga de un acuerdo legislativo y de los sectores políticos. Todas las cuestiones importantes para la vida de la gente hay que ponerlas en la Constitución. La protección del ambiente, la protección del agua y los recursos naturales. Eran cosas de las que hace treinta años nadie se preocupaba; pero hoy son fundamentales.

–¿Cuándo firmará el decreto unificando elecciones?

–La semana que viene. Dije que antes de fin de año lo íbamos a definir, y así va a ser. Estamos ultimando algunos detalles con la Cámara Nacional Electoral para que no tengamos inconveniente con los dos sistemas coincidiendo: el de boleta única para los cargos provinciales, y el de boleta papel tradicional para la lista de diputados. Como ya ocurrió en 2013. A partir de ahí vamos a establecer la fecha coincidente con las elecciones nacionales

–Hace tres meses parecía que si las elecciones eran unificadas, se terminaba el mundo en el Frente Progresista. El presidente del radicalismo, José Corral, dijo algo parecido a “se rompe el Frente”. Y al final, como se dice, “violín en bolsa”…

–Creo que todos hemos asumido que más allá de alguna especulación sobre si se favorece tal o cual sector; en definitiva no había espacio para hacer cuatro elecciones. Era un despropósito utilizar todo el año desde febrero a noviembre para procesos electorales. Por razones de practicidad, de lógica y racionalidad, terminamos coincidiendo que era conveniente hacerlas simultáneas, lo cual nos permite tener el primer semestre para seguir avanzando, para la gestión, para seguir trabajando. Después vendrá, desde junio y julio hasta octubre el tiempo más definidamente electoral.

–Usted firma el decreto la semana que viene.

–Sí.

–Porque hubo un viaje a Buenos Aires de Blando, Director de Reforma Constitucional, y le dieron el “ok” para…

–Sí, necesitaba ultimar algún detalle técnico, según me dijo el día lunes. Pero probablemente entre martes y miércoles estemos sacando el decreto.

–Fuera de Bonfatti -quien se da por el  momento como el mejor candidato que tiene el Frente Progresista y el Socialismo en particular-, ¿usted tiene otros candidatos?

–Yo creo que el Frente tiene candidatos. Sin duda que hoy por hoy el más conocido, instalado y con mejor imagen es Antonio. Pero es una decisión de él en primer lugar (porque hasta ahora en ningún momento lo ha planteado),  y luego también del Frente Progresista. Aspiro a que nuestra lista de diputados nacionales exprese al Frente Progresista en su totalidad, así que vamos a procurar que tenga representación y figuras importantes de todos los partidos. Falta tiempo para eso, no hay que apresurarse. Hay que seguir conversando, buscando alternativas… y también escuchando los mensajes que vienen de la gente, de la sociedad. Hoy la política tiene que hablar menos y escuchar más.

–¿Cómo tomó el rechazo al pedido de endeudamiento que ha hecho el Municipio?

–Me parece un error por parte de los concejales. No es bueno para la ciudad que se le niegue la posibilidad de hacer obras importantes al Municipio. La provincia de Santa Fe, la mayoría de las provincias, incluso ciudades como Córdoba, han tomado deuda. Uno no entiende por qué Rosario no puede hacerlo, es una ciudad de suficiente importancia, envergadura, con capacidad para tomar una deuda razonable de 150 o 200 millones de dólares que le hubiera permitido hacer obras muy importantes. En un momento clave para la ciudad, porque Rosario tuvo en los finales de los ´90 y principios del Siglo 21 un proceso fuerte de inversión pública y privada y de transformación urbana muy importante. Ahora se necesita un nuevo impulso para la ciudad. La provincia está haciendo una gran inversión en Rosario, con obras muy emblemáticas, muy importantes. Esto hubiera permitido que el Municipio pueda sumar obras de impacto. Yo espero que los concejales reflexionen. Creo que deben darle la posibilidad a la intendente de avanzar con este tema en febrero.

–El hecho de que usted se reúna periódicamente con gobernadores peronistas, ¿significa que puede haber ahí una salida política en poco tiempo?

–No. Creo que ninguno de nosotros está pensando eso. Simplemente hemos generado un espacio donde están algunos gobernadores del peronismo que no tienen posiciones extremas, que no estuvieron vinculados al kirchnerismo. Hay gobiernos provinciales de distinto signo. Por ejemplo el de Neuquén, que es el Movimiento Popular Neuquino; o el de Río Negro que también es un partido provincial. En mi caso, representando al Frente Progresista. La voluntad que tenemos en común es tratar de defender los intereses de nuestras provincias, y en todo caso la defensa de un proyecto federal para para el país. De poder acompañar las decisiones y ser partícipes de los debates y de las discusiones sobre política económica y social. Creo que podemos jugar un rol importante en el año que viene. Los gobernadores no estamos en campaña, más allá de que podamos tener nuestros candidatos. Tenemos posibilidades de establecer marcos de diálogo para asegurar la gobernabilidad de la Argentina y garantizar además que las provincias no seamos perjudicadas, como podría haber ocurrido en el caso de Ganancias, con decisiones que se toman a nivel nacional.

–No es “sale el radicalismo, entra el peronismo” en el Frente.

–No, para nada. Nosotros tenemos una alianza muy sólida con el radicalismo y con el resto de los partidos: la democracia progresista, la Coalición Cívica. Y la vamos a sostener, porque es la base de nuestro proyecto. Es además lo que prometimos a los electores que nos votaron. La gente que me votó a mí, votó al Frente Progresista. Tengo la obligación de sostener ese proyecto durante mis cuatro años de gestión.

–Si le tiene que decir a los rosarinos: “éste es mi mayor logro en 2016”, ¿cuál es?

–Creo que hemos logrado restablecer un vínculo, una relación de confianza en mi caso personal, con los rosarinos. De alguna manera el vínculo estaba; no quebrado pero sí un tanto resentido, por mi alejamiento de la gestión pública durante cuatro años; una tarea legislativa de menor proyección y relevancia política, muchos cuestionamientos que se produjeron durante estos años, sumado a situaciones complejas de la ciudad.  Ese vínculo con la ciudad y con los rosarinos para mí es muy importante; aunque sigue habiendo muchos críticos y mucha gente que opina negativamente.

   Por otro lado, hemos cumplido con la obra pública. Hay obras como nunca antes en la ciudad de Rosario, en los barrios particularmente -que era un reclamo de mucha gente, “ocúpense de los barrios”. El volumen de obras no tiene antecedentes en los últimos años. Obras emblemáticas: el Acuario, el Museo del Deporte, todo el nuevo Parque del 121 en la zona sur, la remodelación de la costa central que vamos a iniciar en estos días, la Avenida San Martín al sur, la Avenida 27 de febrero, el nuevo edificio de la justicia  penal, escuelas nuevas, el trabajo en  infraestructura (25 obras de cloacas en distintos barrios y obras de desagüe). Ahora la seguridad es el punto de inflexión. Ese es el tema en el que la gente me va a medir y yo creo que en este año hemos logrado, como dije antes, agarrar las riendas. El año que viene espero -esa es mi expectativa y mi gran apuesta- poder mostrar mejores resultados, poder confirmar y consolidar esta tendencia a la baja del crimen que hemos iniciado este año.

–Hay un cursus on oddum en la política según el cual el gobernador pasa a ser senador nacional. Me da la sensación de que usted no va por ese lado, por ahora.

–Cuando yo termine la gobernación dentro de tres años, en el 2019, no va haber elecciones de senadores nacionales. O sea que esa opción no la tengo. Va a haber elecciones a diputados nacionales, presidenciales, a gobernador.

–Dónde se ve en ese momento, en qué casillero se ve.

–En 2019 me quiero imaginar terminando una buena gestión de la provincia, habiendo cumplido con los santafesinos en relación a los compromisos y expectativas generadas en nuestra campaña. Si logro eso me doy por satisfecho. De ahí en más nada de lo que yo pueda pensar o decir ahora tiene sentido, en ese momento será en todo caso la ocasión para pensarlo.

–Escribí en la columna del sábado pasado que los peronistas andan con la lupa, porque se dieron cuenta que ya no les alcanza solos. Se tienen que abrir y andan con la lupa, ¿no? “Lifschitz…”

–Es un tiempo de diálogo y de abrir la cabeza a nuevas ideas y nuevos encuentros, nuevos esquemas de trabajo en común en la política. Esto no quiere decir abandonar lo que uno ha construido a lo largo de estos años; sino simplemente abrirse a nuevas posibilidades y a nuevos diálogos. Por eso veo muy auspicioso este encuentro con los gobernadores, por eso hemos trabajado mucho este año en profundizar el trabajo con la región Centro,  con Córdoba y Entre Ríos. Hemos establecido un vínculo con el gobernador de Chaco por los temas del Norte. Tengo una muy buena relación también con María Eugenia Vidal, que es la gobernadora de Buenos Aires.  Una gobernadora de Cambiemos; pero un tanto distinta, que tiene su propio esquema, su propia personalidad, que por ahí tiene políticas…

–La más peronista del Pro.

–…más parecidas a las nuestras que a las de Cambiemos. Vale la pena tener ese vínculo y un buen diálogo, y compartir experiencias. Cuando llegue el momento electoral se verá. La Argentina merece que encontremos caminos nuevos, que no sea siempre más de lo mismo: peronismo o radicalismo; o la izquierda… Busquemos alternativas. Cambiemos lo intentó y no le fue mal. Nosotros también podemos pensar nuevas propuestas.

–¿El gabinete provincial sigue tal cual durante el verano?

–No tengo cambios previstos; así que los periodistas que se quieran ir de vacaciones vayan tranquilos. Yo voy a tomarme un fin de semana largo únicamente, ahora en enero. Le pedí a mis funcionarios que si quieren tomar vacaciones -porque tienen chicos, familia- lo hagan en enero. El 1° de febrero quiero a toda la tropa alineada, trabajando activamente. Este es un año fundamental para nosotros, para Santa Fe, para la gestión. Y no queremos perder un solo minuto de trabajo.

Mirá la entrevista en video:

 

Documento: JUNTO A ALIKA EN UN JUICIO HISTÓRICO PARA EL ABOLICIONISMO.

 

logo-abolicionista

“Ni Una Mujer Mas Victima de las Redes de Prostitución”

Santa Fe

 

2 de diciembre: Día por la Abolición del Sistema Prostituyente.

JUNTO A ALIKA EN UN JUICIO HISTÓRICO PARA EL ABOLICIONISMO

El 2 de diciembre de 1949 se firma el “Convenio para la represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena” que establece que  toda forma de explotación de la prostitución ajena es punible, sin importar el consentimiento de la víctima. Prohíbe el establecimiento de prostíbulos y la reglamentación de la prostitución; plantea la prevención de la prostitución y la trata, la protección de las víctimas y el control de las agencias de empleo. No divide entre Prostitución y Trata porque las hace, expresamente, a una consecuencia de la otra. Este 2 de diciembre la conmemoración no puede estar ajena al histórico juicio que por primera vez inició una víctima del delito de trata contra sus explotadores y el Estado.

Alika Kinan, con enorme valentía y desafiando presiones, amenazas, y descalificaciones de todo tipo, puso en el banquillo de los acusados a lxs proxenetas y demandó civilmente al Estado por haber permitido el funcionamiento del prostíbulo. Este miércoles se dió lectura a la sentencia. El tribunal condenó a 7 años de cárcel a Pedro Montoya y le impuso una multa de 70 mil pesos por considerarlo responsable del delito de trata con fines de explotación sexual; 3 años y una multa de 30 mil pesos para Ivana García como partícipe secundaria; y 3 años para Lucy Campos Alberca también como partícipe necesaria. Asimismo se responsabilizó al gobierno municipal por daños y perjuicios a quien se le imputó una ‘reparación económica’ de 780 mil pesos para Alika. La decisión inclaudicable de Alika, la prédica del abolicionismo, el apoyo de compañeras y organizaciones como de la PROTEX fueron determinantes para que estxs jueces dieran lugar a la demanda civil contra el Estado por haber permitido la explotación sexual. LAS VICTIMAS TIENEN DERECHO A LA REPARACIÓN de DAÑOS. Esa es la puerta que se ha abierto para las víctimas y una de las razones fundamentales para tanto nerviosismo e intentos de desacreditación, y de estigmatización que con malicia y saña se operó sobre Alika por parte de la mafia fiola y sus cómplices.

Pese a  mecanismos patriarcales que siguen inclinando la “balanza de la injusticia” a favor de los proxenetas (pocos años de cárcel para lxs condenados, permanecer en libertad hasta que la sentencia quede firme) hay un antes y un después de este juicio porque más allá de las condenas (lejos de ser “ejemplificadoras”, por lo que será apelado por la defensa de Alika) sienta un precedente, el de reconocer la responsabilidad del Estado al permitir el delito y por lo tanto exigirle la reparación económica para las víctimas.

Desde los claustros universitarios y desde organizaciones sindicales venimos soportando un embate muy financiado de quienes sostienen que la prostitución es una maravilla y que las leyes contra la trata criminalizan a las mujeres. Este discurso que despoja a la prostitución de su carácter de institución patriarcal opresiva y violenta a lo que contribuye es a proteger a prostituyentes, proxenetas, instituciones y poderes que obtienen ganancias a costa de la explotación sexual de las mujeres. No es casual que la defensa de lxs proxenetas haya utilizado durante el juicio los argumentos del reglamentarismo tratando de demostrar que las mujeres estaban en el prostíbulo por propia voluntad. Esa es otra arista importante en este juicio, no considerar que es necesario estar “secuestrada físicamente” para ser considerada víctima de trata.

Es una victoria también sobre el reglamentarismo y sus defensorxs que se han empeñado en separar la trata de la prostitución. Ningun/a que haga presunción de progresismo se animaría a defender otras prácticas sociales esclavistas pero sin embargo naturalizan la prostitución. En esta lógica heteropatriarcal sobrevive esa ideología esclavista que legitima la explotación de niñxs, mujeres, travestis aceptando estas inequidades y violencias encuadrándolas cínicamente como practicas libres o basadas en la autonomía personal.

Estaremos pendientes que la prisión se haga realmente efectiva y que se cumpla con el otorgamiento de la reparación impuesta que le permita en este caso a Alika iniciar otra vida en mejores condiciones materiales aunque las marcas que deja la prostitución son indelebles para las sobrevivientes. .

POR UN MUNDO SIN EXPLOTACIÓN Y SIN OPRESION

¡BASTA DE PROSTITUCIÓN Y REDES DE TRATA ¡

¡VIVA LA HEROICA LUCHA DE LAS MUJERES POR ABOLIR EL SISTEMA PROSTITUYENTE!

Campaña Abolicionista

“Ni una mujer mas victima de las redes de prostitución” – Santa Fe

Mail: cabolicionistastafe@gmail.com

Mujeres santafesinas reclaman #ParidadYa

   Un proyecto de ley preexistente, modificatorio de la Ley de Cupo Femenino, fue tomado en Diputados por la socialista Silvia Augsburguer. La propuesta de elevar al 50% la presencia de mujeres en listas para cargos electivos obtuvo media sanción en tratamiento sobre tablas en una tensa sesión celebrada el pasado 20 de octubre. Hasta hoy, el proyecto no fue discutido en el Senado santafesino. El Foro de Mujeres Radicales, constituido en febrero último, ha impulsado el debate en toda la provincia realizando encuentros en distintas localidades. También, a través de convocatorias públicas y actividades académicas abiertas a la comunidad que incluyeron una disposición al diálogo interpartidario.


20161124_115624
Caren Shilbelbein, Delegada de INADI Santa Fe y de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación Santa Fe-Entre Ríos. Integra el Foro de Mujeres Radicales de la Provincia de Santa Fe, que acompañan el reclamo.

#NiUnaMenos Santa Fe: convocatoria 19 de octubre

Luego del Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, la Mesa Nacional Ni Una Menos y filiales de todas las provincias convocaron a marchar en reclamo por el fin de la violencia de género. Mujeres de organizaciones sociales y de la sociedad civil; de movimientos, partidos políticos y organizaciones gubernamentales; de sindicatos y colectivos de artistas y activistas-en compañía de los varones- acudieron a las plazas del país para manifestar por el fin de los crímenes motivados por la condición de género. Hombres y mujeres salieron a la calle; no sólo por las diez asesinadas entre el 8 y el 10 de octubre; sino también por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo; el aumento de presupuesto nacional para atención y contención de víctimas y las políticas inclusivas destinadas a personas del colectivo LGBT.

20161019_18105520161019_182556

 

 

 

Asoem: los municipales eligieron nueva Comisión Directiva

En comicios celebrados el pasado 19 de septiembre, los trabajadores del municipio agremiados en Asoem legitimaron en la conducción del Sindicato a los integrantes de Lista Amarilla. El triunfo sobre la lista opositora (Celeste y Blanca) significó la continuidad de un equipo de trabajo orgánico y de composición plural que lleva doce años al frente del gremio santafesino.

20160920_132736
El acto electoral se celebró el 19 de septiembre, con mesas en Palacio Municipal y Oficinas Descentralizadas.
20160920_194326
Resultados del escrutinio final. El 54,53% del padrón confirmó a la Lista Amarilla en la conducción de Asoem.
20160920_200251
Alegría de los militantes. La nueva Comisión regirá el gremio de los municipales en el período 2017-2021.

Sesión #Paridad en Diputados Santa Fe

img_0078-1

Versión taquigráfica tratamiento sobre tablas del proyecto.

  • Ley Nº 10.802 de Cupo Femenino: Modificación (paridad de género).

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– De conformidad con lo resuelto oportunamente por la Cámara, corresponde considerar como preferencias del día los siguientes proyectos.

            Proyecto de ley (Expte. Nº 30.045 – CD – DB, en trat. en conj. con los Exptes. Nº 30.202 – CD – DB, Nº 30.774 – CD – DB y Nº 32.055 – CD – BJS), acordado con dictamen de comisión, no cuenta con el mismo.

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Benas.

SRA. BENAS.– Conforme con lo acordado en Labor Parlamentaria, voy a pedir el tratamiento sobre tablas de este proyecto, sobre el dictamen generado por la Comisión de Derechos y Garantías.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– En consideración el tratamiento sobre tablas.

–          Manifestaciones desde la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Silencio, por favor. Sírvanse expresar el voto, señores diputados y señoras diputadas.

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Sobre 44 diputados presentes se necesitan 30 votos positivos. Hay 31 votos.

–          Aplausos y manifestaciones en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– En consecuencia, se pone en consideración el dictamen producido por la Comisión de Derechos y Garantías.

            Tiene la palabra el señor diputado Mascheroni.

  1. MASCHERONI.– Gracias, señor presidente. La posición que sostenemos algunos diputados del Radicalismo, y creo que también de otras expresiones políticas, es que este es un tema que requiere un dictamen.

            Y se dirá ¿por qué no pudo tener dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General? Porque no hubo acuerdo político.

–          Manifestaciones en la barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Silencio, por favor.

            Estamos en un ámbito que es la representación del pueblo de Santa Fe en la Cámara de Diputados. Sean respetuosos del tratamiento que se está haciendo del presente proyecto, sean respetuosos de quienes difieren porque para eso vivimos en democracia.

            Entonces, les pido respeto y que escuchemos a los distintos legisladores en sus posiciones.

            Continúe, señor diputado Mascheroni.

  1. MASCHERONI.– Gracias, señor presidente. Creo que voy a ser interrumpido algunas veces así que vayamos preparando la campanilla para hacerla sonar.

            Este es un tema político y requiere consenso. No es la resultante de una mayoría circunstancial, como muchas veces se ha dicho.

            Esto forma parte de un tema profundo que cala hondo en la sociedad. Todos aquí saben que mi posición individual es adversa a eso porque creo que hay otras formas de resolver este conflicto pero, aún así, y aceptando las reglas de juego que imponen los cuerpos colegiados y sobre todo las organizaciones políticas como tales, ausentes en este debate, no los frentes femeninos de algunas organizaciones, sino las organizaciones políticas, las que han nutrido durante más de cien años de democracia al país, ausentes en el debate de fondo.

            Y sin embargo, lo que veníamos a proponer antes de la votación, que ya resolvieron ustedes –y que aceptamos porque son las reglas de juego– era una prórroga para seguir debatiendo, porque a nosotros aún, a los que estamos en contra de esto, nos parece mucho mejor el proyecto originario de la diputada Augsburger que plantea la paridad en todos los niveles de representación y no lo que sale acotado, casi exclusivamente, a la representación parlamentaria; y se deja sin efecto la posibilidad de implementar o abrir este debate para los cuerpos colegiados, la Suprema Corte de Justicia de la Provincia –que tiene un número par y debería ser por mitades también–, el Tribunal de Cuentas de la Provincia, los órganos de control y las representaciones que son colectivas.

            Y sobre el otro tema que dan como respuesta absoluta con una solidez constitucional que verdaderamente da lugar a que se debata un poco más, esto de imponerlo a los municipios –que parecería ser tan fácil, porque en definitiva es modificar la Ley Nº 2.756–, pone en riesgo el problema de la autonomía.

            El ejemplo que uso es que, si esto fuera una cuestión tan fácil, el Congreso de la Nación lo impondría como ley marco para todo el país, y no lo ha hecho, lo ha hecho solamente en el nivel en que tiene que resolverlo, que es en el plano nacional. Y esto es un signo importante para tener en cuenta. No es un dato menor que el Congreso no imponga esto, que parecería ser el ombligo del mundo hoy aquí, como se está planteando, no porque el tema no tenga importancia.

            Por eso van a hablar otros, yo no quiero meterme en el fondo de la cuestión porque entrar en el fondo de la cuestión implica admitir que la discusión en lo general está cerrada y para nosotros no lo está.

            Por lo tanto, lo que queríamos plantear era diferir esto en una nueva preferencia. El Cuerpo votó su tratamiento y lo que nosotros vamos a plantear, por las razones que acabo de dar, es que nos vamos a abstener de pronunciarnos positiva o negativamente en este tema y le vamos a solicitar al Cuerpo que se nos autorice en tal sentido.

            Esta autorización es para los radicales: Gregoret, Galdeano, Palo Oliver, Martino, Henn, Boscarol y quien habla. Nada más, señor presidente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– En consideración el pedido de autorización para la abstención de los nombrados, formulada por el señor diputado Mascheroni.

–        Resulta aprobada.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Benas.

SRA. BENAS.– Señor presidente, realmente, es una jornada histórica para todas nosotras y para los partidos políticos en su conjunto, por lo menos para los de la Provincia de Santa Fe que han tenido la dignidad de reconocer la importancia de esta norma que es producto de proyectos de legisladores y legisladoras de los distintos bloques que tenemos representación legislativa en esta Cámara.

            La verdad es que es un avance que tiene que ver con una lucha histórica de muchos años, de muchas mujeres, compañeras de todas las ideas políticas y de todas las prácticas políticas, que han recuperado una enorme cantidad de derechos que les fueron sistemáticamente negados durante décadas, y que por haberlos conquistado todas ellas este Cuerpo no tiene nada más que decir, sólo tienen que consagrar en una norma –que es, de alguna forma simbólica, además– el reconocimiento de la igualdad de derechos de las mujeres en cuanto a la posibilidad de representar al conjunto de los ciudadanos de la Provincia de Santa Fe.

            Desde hace mucho tiempo la Ley de Cupo, que fue pionera en la conquista de los derechos civiles y políticos de las mujeres, ha representado la posibilidad que muchas de nosotras y muchas de nuestras antecesoras estuvieran incorporadas al conjunto de los cuerpos legislativos que toman las decisiones y producen las normas que regulan nuestra sociedad.

            Vivimos en una sociedad con características patriarcales y con una fuerte impronta cultural machista. Y en cuanto a esta relación de paridad,que se da en la sociedad –porque no estamos inventando nada, señor presidente–, debo decir que a esa sociedad la componemos en partes iguales mujeres y varones. Y esto no se refleja en las normas que regulan el funcionamiento de las instituciones de nuestra sociedad.

            Por lo tanto, lo que estamos haciendo es solamente reconocer una realidad construida por miles y miles de mujeres en su accionar cotidiano, en la vida de nuestra sociedad, para que la norma refleje esa relación de derechos que hoy todas nosotras reclamamos.

            Además, esta norma de cupo que hoy modificamos o, por lo menos, damos el primer paso, porque la media sanción de esta Cámara seguramente producirá un debate necesario e indispensable en la Cámara de Senadores de la Provincia, en todas las ocasiones en que nuestra Provincia tuvo la posibilidad de elegir autoridades, aplicándose dicha Ley de Cupo, lo que todos registramos, todas nosotras, no importa de qué partido, es que esa ley que nos dio el primer empujón ahora resulta un techo en la participación de las mujeres en la vida política de los partidos que mayoritariamente representan a la ciudadanía.

            Y esto ocurre porque la práctica de los partidos, habitualmente, salvo honrosas excepciones, es cumplir estrictamente este tercio que nuestra ley determina. Y este cumplimiento estricto no escapa a esta cultura que antes mencionaba –claramente patriarcal–  y que de alguna forma, con el silencio del conjunto de la sociedad, permitió episodios de una violencia terrible que se manifiesta de distintas maneras.

            Ayer todos pudimos participar de una jornada histórica, en nuestro país, no solamente en nuestra Provincia: Ni Una Menos. Ni una menos perdida por la violencia de género, pero muchas más en la toma de decisiones en todos los niveles del Estado, de nuestro país y de nuestra Provincia.

            De hecho, saludo que de pronto a muchos legisladores les toque tan fuertemente y quieran hacer consultas populares y quieran modificar la constitución del Senado. Es muy grato para todas nosotras que haya tantas iniciativas de pronto, tanto trabajo puesto para organizar lo que a todas luces, evidentemente, es un acto de justicia.

            Creo que esta es una oportunidad, pero seguramente va a haber otras para poder enriquecer lo que para nosotras, hoy, fue el primer acuerdo, porque lo hicimos mujeres de distintos espacios políticos y con distintas miradas.

            Todas nosotras estuvimos de acuerdo en este texto que, seguramente, no es el ideal pero sí es el que pudimos consensuar en un acuerdo político maduro, respetuoso, razonable y equilibrado. Habrá oportunidad, por supuesto, para mejorar estas condiciones en otro momento cuando podamos sortear esta situación, que además viene acompasada con el Senado de la Nación y la Cámara de Diputados de la Nación, donde hay reformas de todo tipo que todas tenemos ganas de discutir.

            Realmente, hoy es un día fantástico. Agradecemos la participación de mujeres y varones de todos los espacios políticos que estamos representados en este Cuerpo. La verdad que ha sido –creo– ejemplar desde el punto de vista del respeto a la diversidad y del respeto a los derechos democráticos que tienen que ordenar este funcionamiento, este intercambio de ideas.

            En ese sentido, todas esperamos que el Senado de la Provincia también acompañe y consolide este derecho, que es nuestro y que todavía no está reconocido, cuando tengan que tratarlo y darle sanción definitiva a una Ley de Paridad que es construcción de las mujeres en la calle, en los sindicatos y en los hogares. Esa construcción no tiene nombres, no hay dueñas de este proyecto. Somos un colectivo que se expresa de muchas maneras y con estos acuerdos, lo que decimos, es que no hay nada en contra de los varones, son nuestros compañeros, es a favor de la igualdad de derechos.

            Respetuosamente, ponemos a disposición este acuerdo multipartidario para que el resto de los compañeros que todavía no han tenido la oportunidad de animarse a consensuar estas cosas tan importantes, lo hagan.

            Así que, gracias a todo el Cuerpo y seguramente vamos a seguir perfeccionando derechos que es la tarea que tenemos los legisladores, por lo menos en esta Provincia. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Palo Oliver.
  1. PALO OLIVER.– Señor presidente, en primer lugar, quiero decir que en nuestro bloque, como ya lo ha expresado el señor diputado Mascheroni, hemos consensuado la abstención a partir de las distintas miradas que tenemos cada uno de los integrantes, respetando, obviamente, la condición de las correligionarias compañeras mujeres integrantes de nuestro bloque, que van a votar afirmativamente.

            Y me atrevo a hacer una serie de consideraciones porque soy una persona que entiende que la paridad de género no solamente es necesaria sino que debe ser consagrada en todos los estamentos del Estado.

            Lamentablemente, cuando se hacen algunas descalificaciones o apreciaciones sin conocer la historia o la trayectoria de cada uno de nosotros, no solamente que lesionan sino que se termina sacando de contexto lo que uno con absoluta sinceridad quiere plantear y por eso entendíamos que la discusión debía plantearse en las distintas comisiones. Después se podrá analizar por qué las comisiones no lograron un consenso o se podrá analizar si realmente hoy es el momento histórico o único para poder darle tratamiento a este proyecto.

            La verdad, en lo personal, y esto no es chicana para ninguno de los compañeros que han estado trabajando para construir un consenso de mayoría, desconozco qué es lo que se va a votar, porque no he tenido la posibilidad de ver el dictamen que se va a votar.

            Cuando el diputado Mascheroni decía que podíamos hacer nuestro, y en mi caso hago propio, el expediente Nº 30.774 – CD – DB, que fue presentado oportunamente por las diputadas Augsburger y Meier, y por los diputados Del Frade y Giustiniani, lo digo desde la convicción, que realmente es un proyecto que contempla la paridad de género en todo sentido, porque incluye al Poder Ejecutivo provincial, al Poder Judicial, a los órganos colegiados, a los cargos públicos electivos, a los partidos políticos y a las asociaciones profesionales. Realmente, de haber consagrado este proyecto con un dictamen favorable hubiera sido una jornada histórica y para festejar.

            Cuando analizo un proyecto –por lo menos en mi caso– lo hago desde la ética de las convicciones y desde la ética de la responsabilidad. Y muchas veces entran en colisión estas dos premisas.

            En este caso, las convicciones en lo personal me marcan que no solamente es necesaria una Ley de Paridad en un país que todavía tiene pautas culturales machistas, donde las mujeres no tienen las mismas posibilidades que los hombres, sobre todo en el mercado laboral y en otras áreas de nuestra vida diaria; pero, realmente, creer –y esto lo digo con todo respeto– que esto es un avance, desde nuestro punto de vista, es un error.

            Se está perdiendo una oportunidad histórica de avanzar en una Ley de Paridad en serio, que abarque a todos los estamentos del Estado.

            Y por más que algunos valoricen esto como un primer paso, realmente, van a ser pocas las oportunidades que vamos a tener para poder tratar una Ley de Paridad que abarque a todos los estamentos. Y no estoy hablando del Senado, porque en el Senado son cargos unipersonales y no se podría aplicar si no se reforma la Constitución Provincial.

            No estamos hablando del Senado, como algunos nos quieren hacer creer que planteamos lo del Senado para dilatar la discusión.

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Silencio, por favor.
  1. PALO OLIVER.– Pido respeto y que no se descalifique.

            Para los que gritan y no saben, en la ciudad de Santo Tomé, el Concejo Municipal está conformado por el 50% de mujeres, el Poder Ejecutivo municipal está conformado por el 70% de mujeres en las Secretarías y se trata del espacio político al cual yo pertenezco.

            Entonces, antes de descalificar cuando uno está haciendo un planteo con absoluta sinceridad, por lo menos, que revisen y se informen cuál es la historia de cada uno de nosotros.

            Esto lo quiero decir, por más que sea autorreferencial, porque lamentablemente, muchas veces, esas posiciones de intolerancia o esas descalificaciones que terminan siendo intolerantes, terminan no permitiendo separar la paja del trigo.

            Nosotros entendemos que debe haber una Ley de Paridad pero creemos que se está perdiendo una posibilidad, no sé si histórica, por no haber dado el debate en las comisiones.

            Y las diputadas, que conocen esto y con las que he tenido posibilidad de discutir, saben que, desde el primer momento, hemos manifestado que no teníamos intención de incluir al Senado –insisto– porque son cargos unipersonales y no se podría haber aplicado nunca la ley.

            No fue esa la intención. Nos hubiese gustado que se hubiese aceptado la posibilidad  de una preferencia para una o dos sesiones más, hasta que se construya el consenso necesario.

            No vamos a obstruir el tratamiento y por eso no estamos votando en contra, simplemente estamos pidiendo autorización para abstenernos en la votación. Gracias, señor presidente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Nicotra.
  1. NICOTRA.– En la misma línea argumental de lo políticamente incorrecto, como se han manifestado el diputado Mascheroni y el diputado preopinante, nosotros también vamos a solicitar la autorización para abstenernos en la votación porque creemos que es un tema muy importante que roza muy de cerca aspectos constitucionales, que puede ser una caja de Pandora donde pueden aparecer muchos problemas…

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Silencio, por favor, en la Barra.
  1. NICOTRA.– Así aceptan las posiciones que no son las propias ¿no?

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. NICOTRA.– Yo, señor presidente, las veces que tuve oportunidad, en el régimen electoral anterior, de incidir en la conformación de las listas electorales, siempre invité a compañeras de larga trayectoria, aún no perteneciendo a mi espacio político. Así que me tienen sin cuidado todos estos comentarios.

            Lo que quiero decir es que porque haya fracasado una reunión de comisión, no es necesario ir de lleno a buscar un tratamiento sobre tablas, porque las comisiones están justamente para tratar de buscar los consensos; y esta ley que es importante, va a tener una incidencia muy profunda en los ciudadanos de la Provincia de Santa Fe, merece un tratamiento y una discusión importante.

            Si en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General, que es el seno donde se discuten las leyes, una vez no hubo quórum, todos sabemos que dentro del sistema democrático y parlamentario, el quórum, tanto en las sesiones como en las comisiones, a veces son herramientas de las minorías para, justamente, provocar el diálogo y la reunión de consensos. Así que no esquivé el bulto, sino que veíamos que no había posibilidad de debate y de poner en consideración muchos temas.

            Este es un tema muy debatido en el mundo. En la mayor parte del mundo, el sistema del porcentaje de cupos lo generan los propios partidos políticos. Nosotros tenemos la reforma constitucional del año 1994, que le ha dado a los partidos políticos el rol de intermediarios fundamentales dentro de la democracia argentina.

            Por lo tanto, me parece que aprobar –como bien dijo el diputado Mascheroni– un tema tan importante sin haber hecho una consulta a los partidos políticos, a través de los organismos institucionales que todos los partidos tienen, es una falta grave porque esto atenta contra los partidos políticos, los debilita…

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. NICOTRA.– …los debilita, salvo partidos que manejen una o dos personas, pero los partidos importantes, tienen su convención, tienen su congreso y todos esos temas tienen que ser debatidos.

            Pero como estamos al filo del fanatismo es muy difícil…

–          Manifestaciones en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Silencio, por favor.
  1. NICOTRA.– …es muy difícil hablar en un clima en donde, evidentemente lo que opina el otro importa muy poco. He presenciado y he estado en muy pocas sesiones en donde evidentemente se vive este clima. Así que lo ideal hubiera sido que se trate en la comisión, una, dos, tres o cuatro veces, hasta que tenga el consenso necesario. Los votos están.

            Siguiendo la línea del diputado Mascheroni, en nombre del diputado Angelini y del propio, solicitamos la abstención en la votación de este proyecto. Gracias, señor presidente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– En consideración la autorización para abstenerse en la votación formulado por el diputado Nicotra.

–          Resulta aprobada.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Augsburger.

 

SRA. AUGSBURGER.– Señor presidente, mis primeras palabras para fundamentar el voto positivo de nuestro bloque Igualdad y Participación para este proyecto de ley son de agradecimiento a todos y todas quienes posibilitaron que en este día –que considero histórico– se vote la Ley de Paridad en la Legislatura de la Provincia de Santa Fe.

            Tengo una gran alegría de jugar un papel protagónico, a partir de que nuestro bloque ha presentado una de las iniciativas que da origen al dictamen que estamos discutiendo. Quiero también agradecer a todas aquellas legisladoras y legisladores que, en la Provincia de Santa Fe, presentaron iniciativas similares, que iniciaron el camino por el cual llegamos a esta ley y que no tuvieron la misma suerte que tenemos hoy. La primera fue la ex diputada Alicia Tate de la Unión Cívica Radical, a quien saludamos por aquella iniciativa, que en ese momento presentó y que abrió el camino junto con otras legisladoras.

            Esta no es una Ley de Paridad que sólo garantiza participación igualitaria para varones y mujeres en los ámbitos legislativos y específicamente en la Provincia de Santa Fe. Esta es una ley de una profunda transformación social, como lo mostraron las mujeres que se incorporaron a partir de la sanción de la Ley de Cupo en el año 1991, que transformaron la política e, incluso, a ellas mismas porque, como todos sabemos, ha habido y existe una discriminación histórica hacia las mujeres. La sociedad las obligó, las recluyó a un sólo lugar, al ámbito privado. Es por eso que únicamente a través de las acciones de discriminación positiva –como se llaman– es posible darle un marco de igualdad real a la igualdad formal que tenemos en nuestra Constitución.

            Todas las iniciativas y la agenda parlamentaria que surge a partir de la importante incorporación de mujeres en los ámbitos legislativos, ha transformado fuertemente nuestra sociedad. Y díganme si no se ha dado esa transformación cuando, hace muy poco tiempo, para el Estado la violencia sexista no existía, no era un tema de preocupación del Estado. Y han sido las mujeres, en el ámbito legislativo, las que llevaron por primera vez las leyes para proteger a las mujeres de la violencia.

            Hoy tenemos un reclamo social inmenso, un grito inmenso producido nuevamente en el día de ayer. Hay un punto de inflexión a partir de las movilizaciones de “Ni una Menos” con la muerte de la niña en la Provincia de Santa Fe.

            Y también hay un nuevo punto de inflexión con la muerte de Lucía Pérez. Ese grito nos interpela para que hoy, con o sin apuro, esta Legislatura discuta la paridad. Porque la paridad hoy en la Legislatura significa que las mujeres podemos ocupar el espacio público, significa que las mujeres no tenemos que ser más las responsables del 70, 80, 90 por ciento del trabajo doméstico, en cada una de nuestras familias, significa que las mujeres no tenemos que seguir ganando el 30 por ciento menos de los salarios en los ámbitos de trabajo. Todo eso significa la Ley de Paridad.

            Y los tiempos de avances no se eligen. No los eligió Alicia Moreau de Justo cuando a principio del siglo anterior junto a muchísimas luchadoras sufragistas luchaba por el voto femenino, y fue el empuje de Eva Perón, en el año 1951, que lo hizo posible.

            A mí no se me hubiese ocurrido decir, si hubiese sido legisladora en ese momento: “ahora no”. Los tiempos no se eligen. No lo eligieron las diputadas que nos precedieron ni lo elegimos la diputadas que estamos hoy sentadas aquí. Ni lo eligieron todas esas mujeres que están en la Barra, que vienen hoy a apoyar una ley que no es para ellas. No es cierto que votemos la paridad para las mujeres que estamos en la política. Las mujeres que estamos en política estamos bien aún sin paridad, porque entre nosotras podemos arreglarnos con el cupo. La paridad es para las que no están, para las que nunca aspiraron a estar en un lugar y queremos que estén. Para ellas es la paridad.

            Disculpe la vehemencia, señor presidente, pero es muy importante la ley que vamos a votar hoy. No es un apuro de la Legislatura de Santa Fe, usted sabe, en nuestra región, en América Latina, que es la más desigual del planeta y la que tiene violencia sexista con más impacto, ya hay cinco países en la región que tienen Ley de Paridad: México, Ecuador, Costa Rica, Bolivia y Nicaragua.

            Argentina fue pionera. Fue el primer país del mundo que tuvo Ley de Cupo y queremos que nuestra Provincia de Santa Fe –como ya hay cuatro provincias argentinas que la tienen– sea la que dé ejemplo y antes de fin de año tengamos Ley de Paridad.

            La mejor respuesta que esta Legislatura puede dar al compromiso que cada uno de nosotras y nosotros asumió en el día de ayer –porque sé que cada uno estuvo en esas movilizaciones–, es esta ley que vamos a votar hoy para que el año que viene, en las elecciones legislativas, muchas más mujeres ocupen estos espacios de decisión de los que históricamente hemos sido excluidas.

            Por eso, señor presidente, una vez más, expreso el agradecimiento a todas y a todos.

            Esto no es una discusión de mujeres contra varones, permítannos a las mujeres que seamos protagonistas en esta oportunidad porque sentimos la discriminación en carne propia.           No es cierto que cada una de las que estamos acá no haya tenido una situación de discriminación en su vida. El 80% o el 90% de todas las mujeres hemos sentido en algún momento una situación de discriminación, y por eso empujamos con más fuerza que muchos varones esta ley. Pero sabemos que hay muchísimos varones que quieren más igualdad; la igualdad de género es una de las razones fundamentales de nuestra sociedad en relación con la desigualdad y que por eso empujan fuertemente. Y a esos grandes aliados también un fuerte agradecimiento porque hay que resignar el privilegio que significa repartirse el 70% de los cargos electivos y aceptar una ley donde varones y mujeres seamos iguales.

            Finalmente, cada uno elige el lugar donde quiere estar en un momento determinado.

            Leí y me emocionó mucho la carta que el hermano de Lucía Pérez escribió después de su asesinato. Él decía: “yo escribo esto porque le puede pasar a tu hermana, a tu mejor amiga, a tu amor” y él llega a ese lugar después de esa terrible experiencia.

            Nosotros impulsamos estas leyes después de una terrible experiencia de discriminación histórica a las que no queremos resignarnos más.

            La única forma de fortalecer fuertemente nuestra democracia es si aceptamos,  luchamos y trabajamos fuertemente para que la mitad de la población nunca más esté excluida.

            Así como vimos que sin mujeres no hay democracia, también vimos que sin paridad no hay mujeres. Por eso, la Ley de Paridad, hoy. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos en la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Busatto.
  1. BUSATTO.– Señor presidente, no coincido con todo lo que he escuchado. No creo que todos tengamos la oportunidad de elegir en qué tiempo y cómo vivir, ojalá fuera así pero desgraciadamente no.

            Sí soy un agradecido con el tiempo y con la historia que me tocó vivir.

            La historia me puso en esta Cámara, en la composición anterior, a tomar una decisión trascendental que fue quebrar la desigualdad que se producía por la vacante de una diputada mujer cubriendo aquel lugar por otra banca ocupada por una mujer.

            Una decisión histórica de este Cuerpo que, con la composición anterior, honró la tradición de la igualdad y de la lucha de tantas mujeres.

            Quiero agradecer también porque la historia me dio la posibilidad de estar hoy compartiendo un espacio político con muchísimas mujeres que, en definitiva, ante los momentos de duda que uno tiene y ante la ignorancia permanente sobre estas cuestiones, lo ayudan a uno a reflexionar y a aprender. Porque creo que en esto hay que ser totalmente franco, todos los días aprendemos algo nuevo, fundamentalmente, aquellos que no vivimos situaciones de desigualdad. Una cosa es que te la cuenten y otra es vivirla.

            En tercer lugar, también quiero ser agradecido con la historia porque, siendo parte del movimiento político más importante que ha dado América Latina, me tocó vivir mi plenitud política comandado por una presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, que además de haber ejercido durante ocho años la máxima magistratura de la Argentina…

–          Aplausos.

  1. BUSATTO.– …Es un símbolo de lo que implica la violencia de género. Es un símbolo de lo que implica ser violentada, es un símbolo de lo que implica ser una víctima de la violencia de género. No solamente en términos políticos sino también en términos simbólicos. Porque creo que hoy estamos generando un proceso de equiparación igualitaria, pero esto no nos despoja de los procesos de violencia que vivimos a diario.

            Ayer había una marcha de Ni Una Menos reprochando y repudiando un femicidio más en la Argentina, pero también hay que decir las cosas como son. Poco se habla de la violencia simbólica que los medios de comunicación y que algunos periodistas tienen para con las mujeres, diciendo día y noche, cuanta cosa se le cruza por la cabeza sin tener en cuenta ni siquiera su condición de género o la posibilidad de estar agrediendo a un montón de gente que nos sentimos plenamente identificados con un conjunto de ideas.

            Quiero reivindicar a las compañeras del Peronismo. A diferencia de otras fuerzas políticas nosotros como partido venimos dando esta discusión desde hace mucho tiempo. No nosotros, no yo, sino las compañeras de nuestro espacio político, autoridades y militantes que hace tiempo se vienen congregando para discutir la necesidad de que nosotros generemos procesos de equiparación que rompan los techos de cristal, que rompan estos pisos mínimos que hoy se encuentran totalmente desactualizados. Y que generen situaciones que sigan empoderando mujeres para construir un mundo mucho más igualitario.

            Y digo esto porque, la verdad, que a mi también me hubiera gustado tener mas tiempo para discutir esta ley en la Cámara, pero cuando la Legislatura o estos Cuerpos cierran tanto las paredes y los ruidos se hacen tan fuerte afuera, en algún momento las cosas no llegan como uno quiere. En algún momento las cosas llegan como uno puede. Entonces, si la Legislatura o el lugar en el que uno está, o el Estado en general, hace oídos sordos a este tipo de cuestiones, es lógico que tarde o temprano van a llegar y a veces de la forma que menos nos gusta.

            Y, en ese sentido, no puedo seguir teniendo formalidades o ausencia de discusiones intrapartidarias para justificar lo que hoy implica una omisión del Estado que termina siendo claramente una violación de los derechos que están consagrados no solamente en nuestra Carta Magna, sino también en los tratados internacionales de los que somos parte como país.

            Hay profundas motivaciones jurídicas, políticas y culturales que me empujan y me ayudan a acompañar esta Ley de Paridad, no por ser un militante del feminismo, todo lo contrario, sino porque creo en la construcción de un hombre nuevo que frente a la sociedad abrace a la igualdad como otra cosa.

            Y los motivos jurídicos creo que son aquellos que de alguna manera señala nuestra propia Constitución Nacional, que luego de la reforma del año ’94, en su artículo 37, dice: “La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizará por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral”. Lo que hoy estamos haciendo, señor presidente, no es otra cosa que cumplir con lo que manda nuestra Carta Magna, generar acciones positivas que sigan originando procesos de igualdad real en los accesos a los cargos electivos.

            Y vaya paradoja la mía, hoy leyendo un diario al que repudio permanentemente, me encuentro un artículo de un constitucionalista, Roberto Gargarella, que de alguna manera responde a lo que algunos diputados preopinantes estaban planteando respecto a las posibilidades de la voluntad del elector. Dice Gargarella: “Frente a las violaciones graves de los derechos, en este caso la violación a la igualdad real de oportunidades en el acceso a cargos electivos, las omisiones del Estado no pueden leerse como modo de respetar lo que las personas elijan. Como si nos dijese: ocurre que hay mujeres que quieren participar en política y otras que no. Las omisiones del Estado deben leerse más bien como su compromiso activo con la violación de esos derechos, como la complicidad estatal con tales e impermisibles ofensas”.

            Si entendemos que hay desnutrición infantil, la omisión del Estado ayuda y agrava esta situación. Y si entendemos que hay desigualdad en el acceso real, si no tomamos una medida en otro sentido, si no tomamos una medida positiva, la omisión no es la voluntad del elector que se respeta, es un derecho que se cercena, es una puerta que se cierra e indudablemente es una mujer que queda afuera del ámbito de participación.

            Entonces, el Art. 37 de nuestra Constitución, el Art. 75, inc. 22 con la larga lista de tratados internacionales incorporados, entre ellos aquellas convenciones internacionales que protegen a la mujer en todas sus formas, la Ley 26.485, a la que esta Cámara adhirió allá por el año 2013, que establece las formas para erradicar la violencia en todas su formas y un conjunto de decisiones que en el marco de nuestra propia soberanía como Cuerpo hemos tomado en los últimos años, nos obligan a seguir avanzando independientemente de la voluntad del sujeto.

            Lo que estamos tratando de construir es una voluntad colectiva que de alguna manera termine dando por tierra con los arrestos individuales que poco hacen en la construcción – según entendemos– de una sociedad mucho más igualitaria.

            Decía, también, que hay motivos políticos que me llevaron a votar a favor. Insisto sobre la necesidad de tener mayor tratamiento en este tipo de proyectos por parte de las fuerzas políticas. Pero ¿qué hacen las fuerzas políticas por discutir una reforma electoral que realmente quite las atrocidades que todos los días le vamos metiendo a nuestro sistema electoral para votar cada día a más personas y menos partidos políticos?

            Nos debemos como fuerza política discutir un sistema electoral que en serio represente programas de gobierno, programas ideológicos y que en serio respete a las fuerzas políticas. Porque tal cual vamos y con el apuro de los medios de comunicación, pareciera que estamos más desesperados por la democracia del candidato que por la de partidos políticos.

            Entonces, creo que los partidos políticos deben discutir –como el Peronismo está debatiendo– la Ley de Paridad. Y también debemos estudiar si el sistema electoral no se ajusta  más a democracias que tienen que ver con los medios de comunicación y los candidatos famosos, que con partidos políticos o programas de gobierno.

            Y este mismo entorno político tiene que permitirnos, de alguna manera, como fuerzas políticas en democracia seguir avanzando. Creo que la construcción del género no es una  cuestión biológica. Creo que es una cuestión fuertemente cultural y hay que construir una distinción del género no tan binaria, entre hombres y mujeres, porque hemos avanzando muchísimo. Y debemos generar procesos de igualdad que permitan ponernos en plano para discutir estas cosas.

            Por eso también, con la misma fortaleza que se está discutiendo hoy la inclusión de la mujer en un 50 por ciento, voy a seguir solicitando que se discuta en el mismo plano, la igualdad laboral para las personas trans; que se sigan discutiendo algunas leyes que garanticen el acceso efectivo de las mujeres a otros ámbitos, como la Corte Suprema de Justicia o la propia Justicia. Proyectos que hace más de 5 meses tenemos en comisión y no se tratan, pero que vamos a seguir insistiendo para que se traten, porque la igualdad no solamente se garantiza con el acceso formal a los cargos electivos y esto sí es verdad.

            Por último, señor presidente, para justificar mi voto positivo quiero decir que lo hago plenamente convencido desde mi condición de hombre. No soy un militante del feminismo y no lo voy a ser, además tampoco creo que me lo permitan. Pero creo fuertemente en la construcción de una sociedad mucho más igualitaria en la que hombres y mujeres tengamos lugar. Creo profundamente, como militante de un partido que ha reivindicado la figura de Eva Duarte de Perón, Cristina Fernández de Kirchner y de tantas otras mujeres que han hecho historia en nuestro partido político, que un Peronismo sin igualdad, sin reconocimiento de derechos, es un símbolo vacío que no representa absolutamente nada.

            Hoy señor presidente desde mi humilde lugar de peronista, de militante del campo nacional y popular, siento que recojo el nombre de Eva Perón y lo llevo como bandera a la victoria. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Bertero.

SRA. BERTERO.– Señor presidente, en primer lugar, quiero decir que si bien las mujeres representamos el 51% de la población, esto no se ve reflejado en estas bancas; es decir, en la distribución del poder, a pesar de que las mujeres en la historia reciente de nuestro país hemos luchado codo a codo junto a los varones por la recuperación democrática y por el reconocimiento de derechos que posibiliten una mejor calidad de vida para todos.

            En el año 1992 en esta Provincia se pudo conquistar la Ley de Cupo gracias al acompañamiento de legisladores que entendieron que esta es una lucha basada en valores de igualdad, por el mejoramiento de la calidad democrática. Pasado que recoge los postulados de tratados internacionales como la Convención de Belém do Pará, de Eliminación de toda Forma de Discriminación contra la Mujer, que hoy obliga a los Estados a tomar medidas para incorporar a la mujer en la vida pública y política en igualdad de condiciones con los hombres.

            Pero esta representación del 33% garantizada por la Ley 10.802 debo decir que ha sido permanentemente retaceada a la hora de su cumplimiento efectivo, ya que se aplica únicamente al proceso eleccionario y no a momentos post eleccionarios. Por ejemplo –como bien se dijo aquí– en los casos de vacancias ocurridos una vez integrados los cuerpos colegiados.

            Esta Cámara, en el año 2014 marcó un hito importante al sostener en el caso de una vacancia ocurrida por el deceso de una diputada, que correspondía que su reemplazo recayera en otra mujer, mediante el procedimiento del corrimiento o desplazamiento que luego la Justicia, y en estos últimos días también la propia Corte Suprema de Justicia, llega a reconocer.

            Por eso presentamos en esa oportunidad un proyecto de ley para dar solución definitiva a esta situación que nunca tuvo tratamiento ni dictamen en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General, a pesar de las insistencias y de la búsqueda del consenso del que aquí se habló.

            Siguiendo con ese camino de dar cumplimiento efectivo a lo que establece el artículo 37 de nuestra Constitución Nacional que ordena asegurar la igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres, en esta Legislatura se presentaron otros proyectos, como el de la diputada Benas, que plantea elevar el piso de la representación, del 33% al 50%, al igual que otro de la diputada Augsburger que hoy estamos tratando.

            Creo que si hemos logrado instalar el debate sobre la paridad es porque la sociedad entiende que es necesario garantizar la igualdad en la política, para garantizarla en la vida.

            Por eso rechazamos los falsos argumentos que se utilizan para oponerse a consagrar el derecho a la paridad.

            Creemos que estos argumentos en realidad responden a una cuestión cultural por la que durante siglos, la mujer estuvo confinada al ámbito privado, doméstico y, consecuentemente, excluida de la esfera pública y de la vida activa en la política.

            Como lo manifestaba una diputada autora de uno de los proyectos de paridad a nivel nacional, esta es una carrera desigual donde las mujeres corremos con un vehículo familiar, en tanto los hombres lo hacen en un Fórmula 1.

            Como socialistas tenemos el orgullo de reconocer en nuestro partido a militantes que lucharon por el derecho al sufragio, como la Dra. Alicia Moreau de Justo, y también debemos recordar que nuestra propia organización partidaria fue la primera en reconocer la participación de las mujeres en los órganos partidarios.

            Y hoy, como diputada de este Cuerpo, puedo decir que es una verdadera satisfacción que nuestra Provincia avance al igual que ya lo han hecho otros países –como aquí bien se dijo– como Costa Rica, México, Bolivia, Ecuador y otras provincias argentinas como Córdoba, Río Negro, Santiago del Estero y Buenos Aires, en consagrar el derecho a la paridad. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Del Frade.
  1. DEL FRADE.– En primer lugar, señor presidente, quiero pedir autorización para leer lo que nos envió la diputada provincial Mercedes Meier, porque es un texto que tiene que ver con este día tan especial, histórico, en donde la Legislatura –a mi entender– se hace eco del río profundo de la historia argentina que cruza a partir de lo que significó el Encuentro Nacional de Mujeres y todo esto que se viene haciendo.

            Hoy, nuestra compañera Mercedes Meier, militante, revolucionaria –como le gusta decirse a sí misma– está a punto de ser mamá, pero quería participar con este texto que voy a tener el orgullo de compartir con todos ustedes si me lo permiten.

            “Es posible que alguien que desconoce la realidad de nuestra sociedad dijera si la mitad de la población son mujeres y estas tienen igual idoneidad y capacidad de desarrollarse en todos los ámbitos que los varones, sería lógico, obvio e indiscutible, que la representación parlamentaria tenga iguales proporciones que la sociedad.

            Pero sólo hace falta ver cuántas mujeres hay sentadas en una banca de Diputados o de Senadores y cuántas hubo en gestiones anteriores para notar que lo obvio, no lo es.

            En realidad, algo de esto, no está siguiendo su curso lógico. Es cierto, que somos la mitad de la población y también que tenemos idoneidad para desarrollar cualquier tarea. Lo que no es cierto, es que tengamos igualdad de oportunidades y desarrollo que los varones, por ejemplo en el ámbito de la política.

            Evidentemente, se nos ha condenado en general, a un rol vinculado a responsabilidades domésticas privadas, donde las sociales y la participación colectiva quedan limitadas a los varones. Son siglos enteros de construcción de un sistema económico, político, ideológico y social que nos ha encajado en ese lugar.

            Sin embargo, las movilizaciones de ayer, las del 3 de junio y el exitoso y reciente Encuentro Nacional de Mujeres, nuestro trabajo cotidiano y la búsqueda de una salida colectiva para que dejen de matarnos, son muestras concretas de la lucha que damos por romper este paradigma. Lucha que no pasa desapercibida en ningún rincón del país.

            En el ámbito parlamentario esa lucha llega hoy de esta manera, discutiendo la necesidad de un reglamento que diga lo lógico, lo obvio, pero que no sucede. Que la mitad de las bancas sean femeninas como muestra la historia y los hechos recientes.

            Las mujeres estamos dispuestas a dar las batallas que hagan falta para cambiar la realidad. Espero que esta Cámara también lo esté.

            Yo voto por la paridad”. Dice la diputada provincial Mercedes Meier. Me hago eco de estas palabras y le sumo a esta cuestión, que efectivamente coincido con la definición de que la Legislatura y cualquier ley es hija directa del tiempo histórico en el que vivimos y el tiempo histórico que vivimos es este protagonismo de las mujeres a lo largo y a lo ancho de la geografía del país y que necesariamente sobre esto tenemos que dar algún tipo de respuesta y señal.

            Y como lo dijimos hace poco en el hall de la Legislatura, el 1º de mayo de 1890, el Día Internacional de los Trabajadores, el día que recuerda la lucha por aquellos que todos los días le dan cuerda al mundo como siempre dijimos, es hijo directo del 8 de marzo de 1857, cuando en la Empresa Cotton de los Estados Unidos se quemaron vivas a 157 mujeres.

            El 1º de mayo, es la fecha más solidaria y más igualitaria del mundo, el Día Internacional de los Trabajadores, es hijo directo de lo que tiene que ver con el Día Internacional de la Mujer, cuando las quemaron vivas por ser trabajadoras que reclamaban sus derechos.

            Por eso, frente a estas cuestiones en donde la realidad se mete en la Legislatura, viendo la imagen de Evita, recordando a Alicia Moreau de Justo, a las compañeras desaparecidas a quienes torturaban siempre mucho más, simplemente por el hecho de ser mujer revolucionaria, en nombre de todo eso, nosotros votamos por la paridad. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Gutiérrez.

SRA. GUTIÉRREZ.– Quiero decirles compañeras y compañeros que no es cierto que este sea un tema nuevo. Es un tema de derechos humanos, un mandato de la Constitución Nacional, que desde el ’94 hasta ahora se ha incumplido.

            Cada uno de nosotras que estamos sentadas acá, cada una de estas bancas que ocupamos las mujeres, es producto de la lucha de muchas otras, que no solamente trabajaron por el sufragio universal, que no era tan universal porque no nos incluía, sino también por la Ley de Cupo del año 1991.

            Yo soy producto de la Ley de Cupo, estoy sentada en esta banca por la Ley de Cupo  del treinta por ciento…

–          Aplausos.

SRA. GUTIÉRREZ.– … Si no, por más capaz, por más compromiso militante que tuviera, no estaría sentada acá, señor presidente, y eso lo tenemos que tener en claro todas, las más viejas, que lo sabemos, y las más jóvenes que también conozcan la lucha de las que nos antecedieron.

            Cuando yo llegué a la política en los años ’70, éramos tanta cantidad de mujeres como varones y tan comprometidas que muchas de ellas dieron la vida por ese país con el que soñaban, tanto como los varones. Y fueron, como dijo recién el diputado preopinante, quizás las que más perdieron, porque también les quitaron a sus hijos de sus propios vientres y las asesinaron. No puedo olvidar eso.

            Y a esta banca, vuelvo a reiterar, siempre la puse, en todos los períodos en que estuve aunque no quiero ser autorreferencial, al servicio de la mayoría de las mujeres. Porque entre nosotras tenemos algo que se llama sororidad, que es la solidaridad entre nosotras.

            Y hemos trabajado y hemos aportado para que María Julia Bonifacio fuera, por ejemplo, concejala de la ciudad de Rosario por el PRO, para que Mariana Robustelli estuviera sentada en una banca de esta Cámara de Diputados que le correspondía a una mujer. Por supuesto, que hemos contado con el compromiso militante de tantos varones que si no nos hubieran acompañado no hubiéramos tenido ni Ley de Cupo, ni ahora tendríamos la Ley de Paridad.

            Por eso además de amar la política y de estar al servicio de la política, creo que tenemos el compromiso, que no dudo que tienen todas las mujeres que están acá y todas las que están allá y muchas otras que están afuera, como me dijo un periodista en Salta hace una semana en el Encuentro de la Red de Mujeres Parlamentarias de las Américas, donde había compañeras de países en donde existe la paridad en todos los poderes del Estado como en México, “ahora vamos a tener que sacar un aviso en el diario para buscar mujeres” y yo le dije: “no señor, porque acá, en esta Provincia -en Salta-, hay muchas mujeres de todos los partidos políticos, de todas las edades que estaban sentadas en el recinto discutiendo con nosotros todas las leyes”. No hay necesidad de buscar en ningún lado. Están presentes en todos los partidos políticos que hay hoy en la Argentina.

            Por eso yo quiero agradecer a todas las compañeras y compañeros que me acompañan y a quienes no acompañan también porque, de alguna manera, respeto sus opiniones. Lo que no me gusta es que haya actitudes discriminatorias y pido que se valore nuestra lucha, porque esto de hacer una encuesta o una consulta popular me suena a chicana, lo digo con todo respeto, compañeros.

            Entonces, soy respetuosa como todas las mujeres que están acá. Queremos que se nos siga respetando y ese lugar que nos hemos ganado, en la lucha, en la calle, en el hogar en todos los lugares de donde somos, profesionales, trabajadoras, en el lugar que estemos, que podamos tener igualdad de derechos y este es el camino. Gracias, señor presidente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Henn.
  1. HENN.– Señor presidente, qué curioso esto. A veces la vida o determinadas situaciones hacen que tengamos que plantear alguna cuestión que realmente creemos que no es la más importante. Estoy convencido que si se logra el objetivo de la aprobación de la Ley de Paridad de Género, hoy termina siendo un hecho histórico. Y es absolutamente intrascendente lo que pueda decir este diputado, como algunos otros más.

            También entiendo que es un paso importantísimo y usted dirá, pero algo está pasando. Algo está pasando porque recién hubo una discusión y se votó, creo que lo importante es lo que le pasa a la gente, lo importante es lo que pasa en la conciencia en la medida que entendamos que esto es una discusión de fondo, señor presidente.

            No es una discusión de bancas. Es una discusión mucho más profunda y tiene que ver con la necesidad de interpelar un sistema que es machista, xenófobo y en el cual todos tenemos mucho que hacer. Todos tenemos que aprender. Todos aprendimos. No somos los mismos que hace algunos años.

            También es cierto, de la misma manera en la que lo decíamos, que apoyamos y vamos a apoyar esta Ley de Paridad de Género. Que si la ley sale, sin lugar a dudas espero que sea así, ahí es donde se harán las valoraciones, sobre el final de esta cuestión. Y la importancia de esperar, quizá, una sola semana y el compromiso de sectores políticos que entendían que en una semana no iba a pasar absolutamente nada, señor presidente, y había un compromiso serio.

            Yo estuve en la conferencia de prensa, porque creo en la paridad de género, porque creo que la violencia de la sociedad, es violencia cultural. La violencia de género es violencia cultural. Y todos tenemos que cambiar. Todos aprendimos. Todos aprendemos permanentemente de esta situación. Hay estereotipos. No es la violencia sólo la de la estadística, la que usted conoce, la del Ministerio Público de la Acusación, la que habla de las muertes por violencia de género.

            Fíjese que presenté un proyecto –y no quiero ser autorreferente porque nadie debe ser autorreferente– del Observatorio de Género, como muchas otras propuestas que se han hecho acá y entendí que este tema tiene que ser puesto arriba de la mesa porque muchas veces se banaliza el mismo y es un tema absolutamente serio, del cual la igualdad política es fundamental. Es necesaria, pero no es suficiente. Todos ustedes saben que no es suficiente. Y que hay problemas en la sociedad que tenemos que resolver todos, porque nos duele la sociedad, porque ponemos la cara cada vez que la tenemos que poner.

            Yo hubiera esperado, señor presidente, de todo corazón se lo digo porque siempre hay que hablar con el corazón y hacerse cargo de las posiciones políticas.

            Yo estuve en la conferencia de prensa y soy un convencido que esta es una conquista que interpela a una sociedad machista, xenofóbica, homofóbica y que tenemos que aprender todos. Todos aprendemos con todos de estos temas.

            Señor presidente, tengo acá el dictamen de la comisión. Nosotros esperábamos una semana más, pero no importa, porque esto no es lo más importante. Lo más importante es que si nosotros entendemos que hay una conquista y esto se sanciona definitivamente de esta forma, bienvenido sea, porque somos todos trascendentes.

            Hay que perder la tentación que tenemos de ser fundacionales en cada momento. La historia no empieza ni termina en el momento que está. Y cada uno puede defender desde sus propias convicciones lo que hace.

            Ya estamos grandes. Hicimos todo y defendemos lo que podemos. Nos equivocamos y  aprendemos permanentemente. Solamente queríamos una semana más para estudiar el proyecto. Gracias, señor presidente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Eggimann.
  1. EGGIMANN.– Señor presidente, primero quiero hacer un recuerdo de algo que fue histórico. Me voy atrás en el tiempo, año 1992, y veo hoy las caras de todas estas mujeres, compañeras, chicas, y me hace acordar aquel momento cuando también estuvieron acá haciendo ruido y mucha fuerza.

            La verdad es que hago un reconocimiento a la templanza, incluso valorizando mucho a aquellas mujeres que en aquella circunstancia, quizás más desfavorable que éstas, vinieron con valentía y coraje para luchar por el 30%, que en ese momento era una instancia cuasi revolucionaria.

            Porque el esquema que había era tan machista que golpeaba y mucho. Algunos legisladores se acuerdan de ese momento porque hasta hubo embates físicos. Hoy hay expresiones verbales. Diría que hoy están más tranquilas que en aquel momento donde hubo expresiones de mayor fuerza aún, hubo cachetazos.

            Y así se hacen las conquistas. Y aquel momento fue histórico y significó un gran avance, porque es cierto que no se eligen los momentos para hacer las conquistas. Se lucha y se consiguen a veces en contextos absolutamente difíciles. Y muchas veces se plantean ciertas exigencias procedimentales para que, en definitiva, se aborden esos procesos de cambios. Hay mucho de especulación aviesa cuando a veces se plantea tanta rigidez formal.

            ¿Por qué hay condiciones desfavorables? Porque cuando votamos esa ley de cupos no existía aún lo que fue el Pacto de Olivos que iba a dar lugar a la reforma constitucional que en 1994 iba a consagrar en dos artículos –ya lo dijo aquí el diputado Busatto recién–. Podría recrear el artículo 37 que es muy claro, en la Constitución Nacional de 1994, cuando dice claramente que: “… La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios tiene que ser garantizado por acciones positivas …”

            Del año 1994 a la fecha ¿cuántos años han pasado? Y le exigimos una semana más, una semana menos. Es cierto, correspondería procesar mejor este debate en algunos puntos. Pero si tenemos en cuenta que para avanzar en esto han transcurrido tantos años, del ’94 a la fecha y, por cierto, convengamos que hay una dilación, una demora, por parte de la clase política para consagrar estos derechos, que realmente, es un punto que merece una severa autocrítica por parte de quienes estamos en este momento aquí.

            Así que, me voy a la Constitución del ’94 para decir que ese artículo 37 es claro, taxativo, y además, en el artículo 75 adhiere a tratados internacionales que la Argentina suscribió: Convención Internacional del Respeto, por ejemplo a los derechos de la mujer, donde concretamente, en sus incisos 22 y 23 habla de esto.

            Entonces tenemos la Constitución madre, que tiempo atrás nos marcó un camino, lo que hoy nos toca a nosotros es ser efectivos a la hora de consagrar esto que es un derecho bien merecido para lograr la paridad de género.

            Y digo esto coincidiendo con muchos legisladores que planteaban observaciones, porque se podía enriquecer la idea. Y luego en el debate en particular mencionaré algunas cosas que pudieron ser planteadas de otra forma.

            Es más, a fuer de ser sincero, me hace un poco de ruido que no haya podido ser tratado en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General un proyecto que presenté. Quizás no lo hice en tiempo y forma para que en la Comisión de Derechos y Garantías se tratara, pero en fin, de alguna forma se emparentaba con el proyecto que presentaron los diputados Giustiniani y Augsburger, hablando de equivalencia de género.

            Y, sinceramente, hasta me parece más amplio que éste. Si desarrollo el proyecto que hemos presentado de equivalencia de género y lo charlamos con tranquilidad, hasta podría observarse que hay más amplitudes. Por ejemplo, si uno tiene la idea de que esto sea, de acuerdo a la cantidad de mujeres que haya en los padrones, es decir que pueden tener más del 50% si el padrón de una identidad supera ese porcentaje. Así que, desde ese punto de vista, les diría, que supera a esa disposición taxativa del 50%.

            Hay otras cuestiones que luego plantearemos en el tratamiento en particular, con redacciones que entendemos son mejores a las que hoy se están planteando. Por ejemplo el artículo 2º, del proyecto que hoy se va a votar está en contradicción con otro proyecto que estamos alentando y que es la Ley de Autonomía Municipal.

            Sesiones atrás decíamos, ante un proyecto de Acceso a la Información Pública, que no correspondía por más buena que fuese la ley, que violentara lo que es el régimen de autonomía municipal. Así que en este punto también tendremos algunas observaciones para hacer.

            Pero en lo que no tiene que caber ninguna clase de dudas es que en el punto central de esta ley, tenemos que dar el sí. Nosotros no podemos –esto lo aprendimos los peronistas de Perón– confundir lo principal con lo secundario. Otros lo habrán aprendido de otro lugar.

            Nosotros aprendimos de Eva Perón qué causas tenemos que defender. Evita fue muy clara cuando nos dijo que hay que avanzar por el voto femenino y por la igualdad de derechos. Entonces si aprendimos todo eso, no vamos a plantear ahora aquí discusiones que pueden ser adecuadas, correctas, desde el punto de vista de la legislación o de la técnica de tratamiento en comisión, pero son incorrectas desde el punto de vista de la lectura histórica que hay que hacer de los procesos.

            Lo que hoy estamos haciendo es, realmente, consagrar un derecho que es absolutamente lógico y que bien se merece el género. Y además, contextualizo esto y termino, no estamos hablando solamente de paridad en las cuestiones electorales, por eso también hay que votar esta ley afirmativamente. En estos tiempos, donde estamos luchando contra los femicidios, contra la discriminación, donde estamos luchando por una sociedad inclusiva, en estos tiempos donde vemos azorados, golpeados, la violencia hacia el género femenino, esto es una respuesta que nos jerarquiza a todos como clase política que se pone a la altura de las circunstancias históricas.

            Por lo tanto, anticipo mi voto a favor de este proyecto. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Simoncini.

SRA. SIMONCINI.– Señor presidente, quiero manifestarme, después de haber escuchado esa resistencia que se origina cada vez que una transformación es puesta en consideración. Y me voy un poco más lejos todavía. Recuerdo cuando era muy joven y por primera vez vi un documental de cuando se trató el voto femenino, cuando Eva Perón estaba en las gradas del Congreso de la Nación.

            En aquel momento un legislador, de bastante edad, si no me equivoco conservador, se puso a describir la biología del cerebro de las mujeres y en función de eso, explicaba él por qué las mujeres no podíamos votar.

            Han pasado muchos años pero algunas cosas todavía se reflejan culturalmente en el rol que parte de la sociedad le otorga, nos otorga, a las mujeres. Esa cosa que parece aberrante, antigua, de un legislador, si no me equivoco médico, hoy se reflejan en muchas cuestiones de desigualdad todavía en la sociedad. Por eso, me parece que hay que ser comprensivo con las resistencias que se originan con las transformaciones.

            Me parece que esas resistencias son lógicas, que son propias de la mezquindad de la actual situación del mundo en general, son un reflejo de la condición humana, de alguna condición humana. Pero como mujer y como peronista, abrevando en aquellas banderas que ya algunos compañeros que me antecedieron mencionaron, como parte de un espacio político donde la paridad se ha visto reflejada aún desde aquella época que parece remota pero que todavía, insisto, se refleja culturalmente en muchos aspectos de la vida social de nuestro país y de nuestra Provincia, quiero decir que nosotros no dudamos un segundo en acompañar a las diputadas en este proyecto de paridad, porque está en nuestra esencia política e ideológica la paridad. Y porque somos coherentes con la ética de las convicciones que dieron origen a la paridad en aquel principio del voto femenino y porque somo coherentes con la ética de la responsabilidad de representar aquí a hombres y mujeres de nuestra Provincia. Y, como somos coherentes con la ideología del Partido Justicialista, con la que representamos a todos los santafesinos, no sólo a los que coinciden con nosotros en la cuestión política, venimos hoy a acompañar con nuestro voto positivo la Ley de Paridad. Porque la formalidad jamás debe ser un argumento para no avanzar en los procesos de transformación. No decimos que es la ley perfecta, al contrario. No decimos que sea lo único necesario. Falta un camino largo que recorrer.

            Un camino, hoy decíamos en una conferencia, al interior de los sindicatos, al interior de las organizaciones sociales. Todavía nos falta a las mujeres recorrer un largo camino. Pero este es un paso fundamental. Nosotros como peronistas, como mujeres peronistas venimos a decir que es un día histórico. Y como estamos convencidas que éste es el espacio político institucional donde están representados también los espacios políticos de los partidos, de las agrupaciones, venimos a decir que no creemos que haya mucho más espacios de discusión, que es este el espacio para discutir una ley. Que se ha dado una discusión en la medida en que cada uno ha querido participar. Que se ha dado una discusión que es histórica y que como los políticos tenemos el deber ético de construir bisagras en la historia, nosotros hoy tenemos el orgullo, todos los que acompañamos el proyecto y también los que no están tan convencidos, de construir esta nueva bisagra.

            Por eso, con mucho orgullo y acompañamos con nuestro voto positivo. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Vucasovich.

SRA. VUCASOVICH.– Señor presidente, hoy me hacen reflexionar todo lo que logramos. Y sin duda nos falta mucho y comparto la opinión del señor diputado Mascheroni, de que la Corte, por ejemplo, en su composición también tiene que tener las mujeres que debe tener. En todos los poderes y todos los estamentos también, porque somos iguales de inteligentes, capaces, trabajadoras y en algunos casos, hasta diría que los superamos, con disculpas de los hombres presentes.

            Sí pido disculpas. En todo lo que hemos logrado o en lo que participé siempre conté con el acompañamiento de los compañeros. Vengo de un partido donde siempre fuimos muy respetadas, que es el Peronismo. Y estoy ahora en un espacio donde la mujer es muy valorada. Un espacio donde la Vicepresidenta es mujer, donde la gobernadora de la provincia más importante del país es mujer, donde hay una canciller mujer, donde hay una Ministra de Defensa mujer, además de Desarrollo Social, que es un casillero que siempre nos dan a las mujeres, como que nos tenemos que ocupar de los niños y de los pobres.

            Pero, destaco que cargos pesados que siempre fueron de hombres, están a cargo hoy de mujeres.

            Recordaba, mientras hablaba la señora diputada Gutiérrez, que recién me había sumado al espacio del PRO cuando tuvimos que dar batalla al instante, ni bien llegamos, por el lugar de la concejala Bonifacio, ya que había renunciado una mujer y el que estaba allí para asumir era un compañero que había militado y trabajado con nosotros todo el tiempo.

            Y, sin embargo, nos pusimos al frente de la pelea junto con el concejal López Molina y con la mayoría de los chicos y nos acompañaron Alicia Gutiérrez y Norma López, y tantas mujeres que siempre están presentes cuando hay una cuestión donde reclamar igualdad.

            Lo mismo pasó con Mariana Robustelli, otra situación donde personalmente estaba en un conflicto muy importante, porque era el cupo o alguien que entraba en una lista, que no era la mía, sino que era del Frente para la Victoria, pero a quien le tocaba ese lugar era a alguien del pueblo donde yo nací. Doble conflicto. Y sin duda alguna apoyé, trabajé y me banqué demasiados costos, sobre todo, después en la votación en mi pueblo.

            Siempre hice prevalecer el tema del género porque considero que las mujeres valemos tanto como los hombres.

            La verdad es que me hubiera gustado reformar algunas cosas de la ley, pero es preferible que salga así como está, antes de que no salga o de que quede en cartera para mejorarla.

            Vamos por esto. Justifico que algunos compañeros de mi bancada se hayan abstenido en la votación del tema o no hayan votado el tratamiento sobre tablas porque consideraban que había que hacerle modificaciones, pero sí ahora nos van a acompañar los diputados Fernández, López Molina, Más Varela y Mastrocola.

            Ellos van a votar con nosotras porque están convencidos que es bueno y que es un avance, pero también respetemos a los que querían mejorar el proyecto o a los que opinan distinto.

            Como mujeres tenemos que dar el ejemplo y no contestar la agresividad con agresividad. Tenemos que ser las receptoras, las que persuadimos, tenemos que lograr las cosas porque nos las merecemos y no porque las impongamos.

            La verdad, hoy es un día feliz para todas las mujeres. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Chialvo.

SRA. CHIALVO.– La verdad es que las muchachas peronistas tenemos mucho que decir del voto femenino y de la participación de la mujer en la política.

            Primero, la consagración del voto, a partir de nuestra líder, Evita, después, la Ley de Cupo Femenino, que –al igual que como dijo la diputada Gutiérrez– yo estoy acá gracias al cupo femenino.

            Pero, como mencionábamos cuando empezamos a trabajar en este proyecto con las diputadas de los otros bloques, estas cuestiones que en su momento fueron un piso, se nos fueron convirtiendo en un techo.

            Y hoy consideramos que los hombres deciden sobre nosotras, con mirada de hombre. Por eso nosotros estamos planteando la paridad.

            Hoy, muchos de los ministerios están llenos de mujeres trabajando y, sin embargo, la mayoría de los ministros son hombres; muchos de los juzgados están llenos de mujeres trabajando y, sin embargo, la mayoría de los jueces son hombres; en muchos de los gremios hay muchas mujeres trabajando y, sin embargo, los líderes de los gremios son hombres; muchas de las asociaciones vecinales de los barrios están llenas de mujeres trabajando y, sin embargo, los presidentes de las asociaciones de distintos tipos son hombres.

            Por eso, nosotros –como decía la diputada Augsburger– esperamos que hoy nos acompañen con el voto en este tema de la paridad.

            Como dijo Silvia Simoncini, este es el espacio donde está representado el pueblo de Santa Fe.

            Más allá de eso, personalmente pienso que la aprobación de esta ley, de alguna manera sería un ejemplo para todas estas instituciones, para que a partir de esto nos empiecen a imitar y que en todas estas instituciones –que están llenas de mujeres que trabajan cotidianamente– empiece a cumplirse la paridad.

            La vida es de a dos. Por eso, nosotros pensamos y consideramos que las conducciones y las decisiones también tienen que ser de a dos.

            Mi voto es a favor de la paridad junto con los compañeros peronistas que estamos acá presentes.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Giaccone.

SRA. GIACCONE.– Hoy es sin dudas un día histórico y un día en el que emocionada debo agradecer a la política, al Peronismo y a la sociedad que nos acompañó con su voto, para poder estar acá poniendo nuestro voto para definir algo que no nos debilita, como decía un diputado.

            Todo lo contrario, nos fortalece. Nos fortalece como clase política, como Cámara,  como sociedad en la mejor participación democrática, en la mejor calidad de lo que va a ser nuestra agenda legislativa.

            Yo escuchaba a la diputada Augsburger y no quiero ser víctima, pero todas hemos sufrido ese patrón cultural de prejuicios, de costos, de salarios distintos, de una lucha desigual.

            Pero la verdad, no venimos con revancha. Yo siento una gran alegría, podemos ser vehementes, alguna puede gritar más, pero la verdad es que venimos con enorme responsabilidad porque estamos en esos momentos históricos donde nos toca estar definiendo cuestiones, que sin duda van a transformar, sin duda van a venir a dar alguna respuesta más a eso que nos está pidiendo esta sociedad que hace que esta lucha que lleva a las mujeres a decir a algunas cosas basta y esto hace que hasta terminen con nuestras vidas. Yo creo que es producto de esas luchas que terminan con nuestras vidas, porque es lo que pasa cuando alguien deja de decir que sí, cuando alguien deja de obedecer.

            La participación política de la mujer ha sido muy beneficiosa. Yo he tenido la posibilidad de votar a nivel nacional un régimen laboral del servicio doméstico, en donde el ochenta o el noventa por ciento son mujeres, producto de una levantada de firmas de meses. Producto también de un proyecto del Ejecutivo, con una presidenta mujer.

            Hemos podido votar la incorporación de la figura del femicidio al Código Penal. Una figura que era resistida pero que finalmente pudimos incorporarla como tal y ahí entender cómo era la violencia de género en sí.

            Pudimos votar un Código Civil y Comercial y en esa sesión fue emocionante escuchar los avances que pudimos hacer, aunque no fueron todos los que queremos hacer. Siempre es así. Lo que pudimos hacer gracias a la lucha de las mujeres. Por ejemplo, ponerle valor a los cuidados parentales, a los cuidados familiares. Por ejemplo, permitir que los apellidos de nuestros hijos también sean los nuestros. La mujer ha perdido históricamente su descendencia en nuestro país. Y creo que esa posibilidad de tener, ese derecho, también es justicia.

            Nosotras venimos por justicia, por igualdad, por derechos, por alegría. Y obviamente, nadie elije cuándo.

            La Ley de Cupo salió cuando pudo salir porque también fue resistida. Ninguna fue gratis, ni fue fácil, ni la nacional ni la provincial.

            Quizás no sea el momento, no sea la forma que queremos, no sea el mejor proyecto, pero la oportunidad es esta. Este es el momento en que podemos sacarlo y creo debemos estar orgullosos. Debemos estar a la altura de las circunstancias. Debemos estar contentos con los varones que nos acompañan y haciendo reflexionar a los que no lo hacen, diciendo que lo mejoraremos, pero este es el momento.

            A veces no es un una semana, a veces es ahora o no sé cuándo. Y creo que eso nos hace bien a todos, no tengo dudas.

            Voto por la positiva, señor presidente. Gracias, señor presidente.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Galdeano.
  1. GALDEANO.– Señor presidente, quiero hacer mi intervención aclarando el porque, en mi caso en particular, solicité la abstención, que no necesariamente eran los mismos que los del bloque de la Unión Cívica Radical ya que habíamos tenido un debate sobre este tema y no teníamos posiciones uniformes acerca del momento, la oportunidad, el alcance que esta ley debería tener.

            Pero sí quiero referirme, sobre la base de lo que planteó el diputado Busatto y también algo dijo Nicotra, a la importancia de evaluar los cambios a los sistemas electorales y a los sistemas de representación política, jerarquizando las fuerzas políticas y la democracia de partidos.

            En mi caso en particular, me toca como autoridad de la Unión Cívica Radical, una doble responsabilidad no solamente de votar acá, sino también, de expresar lo que la mayoría de mi partido, en este caso, piensa o plantea. El Radicalismo ha acompañado las modificaciones vinculadas a la Ley de Cupo y a la Ley de Paridad en su historia política, ayer mismo en el Congreso de la Nación.

            Pero también tenemos que ser sinceros, y se había producido un debate partidario donde se había fijado una posición de la Unión Cívica Radical y ese debate no lo pudimos dar, no podemos alegar nuestra propia torpeza, es cierto.

            Como bien se dijo aquí, es un tema que lleva un tiempo en la opinión pública, pero los datos objetivos es que entendíamos como mejora del sistema de representación política en este caso, expresando o dándole categoría legislativa de “derechos”, como bien se ha argumentado acá, y era importante que se dieran en el marco de una reforma política más integral, aprovechar que debatíamos en esta Legislatura una mejora en el sistema de representación pública, una mejora en la calidad, no solamente vinculada a derechos que son legítimos sino también a otras cuestiones que venían bien que las debatamos, que tienen que ver con la transparencia de nuestro sistema, por lo ambicioso en la reforma.

            Ayer el Congreso de la Nación dio un paso importante. Tal vez algunos podrán estar a favor y otros podrán tener otra mirada, pero se avanzó con el voto electrónico y en ese marco fue que se discutió la posibilidad de instalar la paridad en la ley nacional. Entendíamos que los partidos debíamos ser más ambiciosos en la posibilidad de cambios, interpretando lo que entendemos son mejoras a los sistemas de representación políticas.

            Y, en ese sentido, es que entendíamos que este tema había que incorporarlo en un debate más integral desde algunas incitativas que existen en este Cámara pero incorporando otras también que se podían plantear.

            Reitero, en el marco también que los partidos políticos puedan opinar sobre ese tema porque en definitiva, bien se dijo aquí, “son quienes tienen el monopolio de la representación política” según nuestra Constitución en nuestro Régimen Electoral y es legítimo que cuando haya afectación de esa participación, los partidos puedan expresarse.

            No implicaba esto ninguna cuestión dilatoria, simplemente era instalar un debate más amplio, que aspiramos no se limite por el hecho de poder avanzar hoy con la Ley de Paridad.

            En ese marco, algunos de nuestro bloque entendían que era insuficiente el alcance de este proyecto puntualmente hablando de Paridad, otros entendían que no era oportuno: Y, en mi caso particular la abstención, tiene que ver con que los partidos políticos tendrían que haber tenido la oportunidad de expresarse, con mucho más ambición en el marco de la reforma que quizá sea necesaria y que el hecho de avanzar con esta ley no nos limite, ni nos quite poder abordarla más adelante. Gracias, señor presidente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Cavallero.
  1. CAVALLERO.– Hace muy pocos días celebramos 100 años de la aplicación concreta de la Ley Sáenz Peña a través de lo que se denomina el Voto Universal y los que participamos de esa conmemoración, tuvimos que aclarar que las mujeres no participaban, que fue el voto universal para los hombres, no para las mujeres.

            También, quiero rescatar de la historia institucional que tiene esta Provincia, porque  fue una de las primeras que en su Constitución del año 1921 instituyó el voto femenino. Y no solamente instituyó el voto femenino, sino que también marcó que las mujeres podían ser legisladoras, o concejales, como textualmente lo que dice la Constitución.

            Esa Constitución fue anulada por el Gobernador Mosca y rescatando, no para entrar en controversia, al contrario, quienes primero hacen un acto en una Sala que no está más, fueron los convencionales constituyentes de la Unión Cívica Radical pidiendo que el Gobernador Mosca retirara el veto.

            Lamentablemente, esa Constitución que era una Constitución de avanzada, fue vetada, nunca llegó a la práctica. Luego vino una intervención y, por lo tanto, esa Constitución no entró en vigencia.

            Yo quiero decir lo sabia que fue la modificación de la Constitución reformada aquí en esta ciudad de Santa Fe en el año 1994 porque para mí hay un profundo concepto ideológico que hoy está en debate. ¿Por qué? Porque la Constitución de 1994 dice que a la igualdad de oportunidades hay que llevarla adelante con la discriminación positiva –dicho de otra manera–.

            ¿Y saben por qué? Porque a nosotros el neoliberalismo nos ha colonizado mentalmente desde hace muchos años entonces siempre se nos dijo que había igualdad de oportunidades para todos. Algunos dicen que el sol sale para todos iguales y todos tienen la misma posibilidad y nosotros sabemos que eso no es verdad.

            Por eso, porque defendemos la igualdad, no solamente en la Provincia de Santa Fe o en la República Argentina sino en el mundo, como un derecho humano fundamental a conquistar, algunos me dirán: “la igualdad absoluta nunca va a existir”. Seguro, pero una cosa es levantar la igualdad como un concepto orientador que en cada acción que hacemos marcha hacia una sociedad más igualitaria o hacia una sociedad menos igualitaria.

            Entonces, cuando nosotros tenemos que garantizar la igualdad, tenemos que hacerlo a través del derecho ¿Por qué? En este sentido es un acto, además, de justicia porque yo le agregaría a lo que planteaba el diputado Del Frade el problema de nuestras propias mujeres trabajadoras. Nuestras mujeres masacradas y violadas en las represiones en los frigoríficos porque fueron las primeras trabajadoras del gremio de la carne, las famosas “triperas” porque justamente trabajaban con las achuras, así empezó el trabajo de las mujeres en la industria de la carne. Y en todas las represiones, en las huelgas de trabajadores no solamente eran reprimidas sino que también eran violadas y, sin embargo, la lucha de las mujeres siguió.

            Hablamos con el Presidente de la Cámara y se votó el jueves pasado una resolución para rendirle un homenaje, a Francisco Netri, quien fuera el presidente de la asamblea del Grito de Alcorta por cumplirse cien años de su asesinato.

            En el Grito de Alcorta, que fue el levantamiento de los chacareros, de los aparceros, en contra de la oligarquía terrateniente, estaban con sus mujeres con las horquillas en las manos peleando contra las fuerzas de la represión. O sea, la mujer viene peleando desde hace mucho tiempo.         Hace mucho tiempo había colegios de varones, colegios nacionales públicos que eran para varones –ni hablar de los privados–, la máxima expresión fue, no hace muchos años el Colegio Nacional Público de Deán Funes en Córdoba, donde hubo una manifestación para que siga siendo de varones.

            Entonces esto es un proceso evolutivo positivo donde vamos a una mayor igualdad.   Seguro que cuando damos un paso en ese sentido moviendo la rueda de la historia para una mayor igualdad tenemos miedo, sí, como todos tienen miedo a los cambios, pero nosotros no tenemos miedo que a la igualdad se la garantice con derechos.

            Yo no creo en la igualdad de oportunidades a secas. La igualdad de oportunidades a secas es parte de la colonización del neoliberalismo. La igualdad hay que garantizarla con derechos y lo que estamos haciendo hoy es, nada más ni nada menos, que una discriminación positiva para poner en un pie de igualdad a las mujeres y los hombres, hoy, en la Legislatura Provincial.

            Y creo que hay que seguir peleando, como bien planteaba el diputado Mascheroni y otros, para lograr mayor espacio de igualdad en los Ejecutivos, como mencionaba él, en los Tribunales de Cuenta, en la Corte Suprema, etcétera.

            Hoy, tenemos la posibilidad, la responsabilidad, de poder garantizar la igualdad de representación entre los hombres y las mujeres en la Provincia de Santa Fe.

            Por eso, entiendo que esto es una obligación para todos los que creemos en la igualdad, en lo concreto, no en la igualdad de oportunidades, y en tal sentido estamos votando  un derecho para que esa igualdad sea una realidad.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Galassi.
  1. GALASSI.–Señor presidente, se habló en distintos momentos, en esta sesión, de la oportunidad. Al respecto quiero decir que cuando se lucha por derechos, y sobre todo cuando apuntan a terminar con desigualdades, uno, o los y las que luchan, no planifican la oportunidad. La oportunidad se presenta.

            Y creo que hoy, a esta Cámara, a quienes la integramos, hombres y mujeres, se nos ha presentado esta oportunidad de dar una señal en un claro sentido, en procura de la igualdad.

            Soy parte de un partido, el Partido Socialista, que este año cumplió, nada más y nada menos, que 120 años de existencia. Ya a fines del Siglo XIX, nuestro partido planteaba la igualdad entre hombres y mujeres, en todos los lugares de representación de la sociedad.

            Así que, como parte del Bloque Socialista, siento una gran alegría y un gran orgullo de poder estar sentado en esta banca, porque cuando levante la mano junto a los compañeros y compañeras para sumar los 10 votos de la Bancada Socialista en favor de este proyecto, nuestras manos también van a estar sosteniendo las manos de miles de hombres y mujeres que abrazaron las banderas del Partido Socialista y que, como dije antes, desde hace 120 años venimos planteando la igualdad entre hombres y mujeres.

            Entiendo que además de esos 10, y si bien por cuestiones reglamentarias, usted señor presidente, no puede sumar su voto, no tengo ninguna duda que con el corazón y con la razón, desde la Presidencia está acompañando también esta decisión que, entiendo, adoptaremos por mayoría.

            Considero que, además de estar avanzando en los derechos que le damos a quienes junto con los hombres formamos parte de esta sociedad, nuestros pares, las mujeres, con las que construimos todo lo que hacemos todos los días, en el trabajo, en la familia, en el estudio, en estos lugares, no sólo estamos terminando con una desigualdad inaceptable, sino que al permitir que más mujeres se sumen a la responsabilidad institucional que como sociedad nos hemos dado, en uno de sus poderes, el Poder Legislativo, vamos a aportar para hacer una mejor sociedad.

            No tengo dudas, insisto, que estamos votando por más derechos, pero al mismo tiempo estamos votando para tener una mejor sociedad. Más mujeres con más responsabilidades, estoy convencido que harán una sociedad menos desigual, una sociedad menos violenta, en definitiva, una sociedad más justa.

            Y de la misma manera que la propia Naciones Unidas ha planteado que para terminar con los conflictos armados, e incluso para sostener los procesos de paz, es imprescindible que se sumen las mujeres, nosotros creemos que como sociedad tenemos que generar los espacios para que en igualdad de oportunidades y en igualdad de posibilidades y de responsabilidades hombres y mujeres trabajemos para construir una sociedad mejor. Creo que estamos dando un paso en ese sentido. Tal vez es verdad que no todo lo largo que lo quisiéramos dar, pero en esto entra también en juego el valor real y el valor simbólico. Estoy convencido, y creo que todos lo estamos, de la importancia que tiene el valor real de una decisión cuando se establece por ley un hecho concreto, como va a ser en este caso la paridad en la representación legislativa.

            Pero también creo en el valor simbólico que, como Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, le estamos dando a la sociedad. Si en este lugar que está representada democráticamente toda la sociedad, estamos dando esa señal, creo que estamos ayudando para que lo que falta también empiece a recorrer ese camino.

            Y hablando de lo simbólico y mirando al cuadro que usted, señor presidente, tiene a sus espaldas “La libertad guía al pueblo”, cinco mujeres con la libertad al medio y dos hombres al frente –me corrige el señor diputado Di Pollina, son siete en total–; digo, quienes van en la delantera claramente nos están simbólicamente enseñando algo. Y ante tanta denigración que se hace a veces de las mujeres en los medios de comunicación, hoy esta Cámara está dando un mensaje claro con un valor concreto y real para la representación legislativa. Habrá que ir después, en otra oportunidad, cuando la coyuntura nos lo permita, cuando tengamos el tiempo de estudiarlo, de analizarlo e incorporarlo, ver como lo planteamos para otros poderes.

            Pero hoy tenemos la oportunidad de dar este paso y honrando también el mandato que nos ha dado nuestro partido, el Partido Socialista, que sí lo ha discutido en profundidad y durante décadas este tema, que ha decidido en los últimos dos congresos por unanimidad que los diputados votemos la paridad hoy, hombres y mujeres del bloque socialista, 10 votos nos sumamos con alegría y con orgullo en favor de este proyecto de ley. Muchas gracias.

–          Aplausos.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Bermúdez.
  1. BERMÚDEZ.– La verdad que, como partido, me costó entender un poco el tema de la paridad. Vengo de un partido joven, donde las mujeres son mayoría y donde, realmente, estamos convencidos de la participación política de igualdad.

            Por eso, por ahí, justifico el voto en provincia de Buenos Aires del diputado provincial de mi partido que votó en contra de la paridad. Pero no lo hizo en una forma –para que se entienda– despectiva hacia la mujer, sino al contrario, creyendo, como tengo en mi pensamiento que la siento a la mujer en cuestión de igualdad o que muchas veces nos superan.

            También entendí a un grupo de mujeres que son legisladoras al lado mío, muchas veces se les rompen los códigos que debemos tener como diputados, muchas veces se les dice que se va a ir a una reunión y no se hace la misma que se había acordado. Y creo que la imposición o la fuerza de esas mujeres que realmente nos representan, hizo que hoy estemos tratando el tema.

            Coincido con muchos diputados preopinantes, sobre todo con el respeto que le tengo al señor diputado Palo Oliver, sé que es un ejemplo cómo está gobernada su ciudad de esa manera, doy fe de ello, donde dejó el cargo que detentaba anteriormente a una mujer y donde respeta permanentemente esa paridad. Tendría que haberlo discutido con más tiempo, con más consulta, a lo mejor, hacia los partidos. Pero creo que hay oportunidades como ésta donde las mujeres, realmente, no se van a quedar calladas y van a tratar de manifestarse como realmente lo hacen permanentemente y con el respeto que les tengo.

            Creo que como partido tenemos que transformar y estamos convencidos muchos del sistema electoral. Somos los autores de la boleta única que también llevó a un debate muy profundo en esta Cámara y creo que tenemos que seguir con proyectos de esta naturaleza; creo que tenemos que sacar el 3% que hizo que el diputado Del Frade no pudo entrar en su momento a la Cámara de Diputados; creo que debemos tratar el tema que se trata a nivel nacional mi partido, el tema del nepotismo, como proyecto de ley.

            Porque también va a ser importante eso. Acá, muchas de las mujeres que están, han llegado siempre por su militancia, por su convicción. Y creo que eso es lo importante, seguir respetándonos entre nosotros. Más allá de las disidencias, creo que estamos todos coincidiendo en lo importante de este debate y, a veces, la sociedad nos impone a los legisladores, como representantes del pueblo, esa voluntad.

            Pero sobre todo, tenemos que respetarnos entre nosotros y respetar realmente la voluntad del pueblo.

            Siento una gran admiración por muchas diputadas que me acompañan porque veo la lucha que hacen permanentemente. Más allá de haberme gustado tener un mandato partidario donde poderlo discutir, creo que por respeto a todas esas mujeres, mi voto va a ser positivo y por eso lo anticipo.

–          Aplausos desde la Barra.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Se vota el proyecto de ley en general en forma electrónica.

–          Votan por la afirmativa: Augsburger, Ayala, Bacarella, Benas, Bermúdez, Bertero, Blanco, Busatto, Cavallero, Chialvo, Cinalli, Coteluzzi, Del Frade, Di Pollina, Eggimann, Fernández, Galassi, García, Garibaldi, Giaccone, Giustiniani,  Gutiérrez,  López Molina, Martínez, Más Varela, Mastrocola, Mirabella, Moyano,   Pieroni, Reutemann, Simoncini, Solís, Tejeda, Tepp, Vucasovich

–          Se registran las abstenciones de: Angelini, Boscarol, Galdeano, Gregoret, Henn, Martino, Mascheroni, Palo Oliver.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Resulta aprobado.

            Corresponde votar el proyecto de ley en particular.

            Tiene la palabra la diputada Augsburger.

SRA. AUGSBURGER.– Quiero anticipar que voy a proponer algunas incorporaciones a los artículos 5º, 6º y 7º que están consensuadas con los y las firmantes del dictamen.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Busatto.
  1. BUSATTO.– Nosotros, con el diputado Eggimann, también tenemos una redacción alternativa al artículo 6º, que no es la misma que está proponiendo la diputada Augsburger.
  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– En oportunidad de poner a votación el artículo 6º lo propone.

            Se vota el proyecto de ley en particular.

–        Se aprueban sin observaciones los artículos 1º y 2º; al enunciarse el artículo 3º dice el:

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Eggimann.
  1. EGGIMANN.– Cuando se consideró el artículo 2º, en ese momento, iba a hacer mención en lo particular, que con en esa redacción –a mi juicio– no podemos avanzar sobre el principio de autonomía municipal que está plasmado como ley, por una parte.

            Por otro lado, se debería ampliar el ámbito de aplicación del mismo para que también se incorpore a las asociaciones profesionales…

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Cuál es su moción concreta, señor diputado.
  1. EGGIMANN.– Concretamente, planteo que haya otra redacción del artículo 2º y para ello mociono su reconsideración.
  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Si la Comisión de Derechos y Garantías, cuyo dictamen estamos tratando, lo acepta.

            Tiene la palabra la señora diputada Benas.

SRA. BENAS.– Como inicia el expediente de mi autoría, voy a acompañar las modificaciones al proyecto propuestas por la diputada Augsburger, que son producto del acuerdo.

            Agradezco el aporte del diputado, pero en este momento, lo que hemos consensuado colectivamente son modificaciones a los artículos 5º, 6º y 7º, no a otro artículo, de las autoras del proyecto, porque estamos trabajando el dictamen que hicimos de común acuerdo…

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Eggimann.
  1. EGGIMANN.– Entonces, solicito autorización para abstenerme en ese punto particular.
  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Hay que reconsiderar la votación.
  1. EGGIMANN.– Solicito la reconsideración de la votación.
  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Se vota la reconsideración de la votación del artículo 2º, formulada por señor diputado Eggimann.

–          Resulta aprobado.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Eggimann.
  1. EGGIMANN.– Solicito autorización para abstenerme de la votación del artículo 2º.
  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Se vota la moción del señor diputado Eggimann.

–          Resulta aprobado.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Se vota el artículo 2º.

–          Resulta aprobado.

–        Se aprueban sin observaciones los artículos 3º y 4º; al enunciarse el artículo 5º dice el:

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Augsburger.

SRA. AUGSBURGER.– Solicitamos que, al final del texto, se haga la siguiente incorporación: “Idéntico criterio será de aplicación para el caso de suscitarse la vacancia de un varón”.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Con la incorporación hecha por la diputada Augsburger, se vota el artículo 5º.

–        Resulta aprobado.

–          Al enunciarse el artículo 6º, dice el:

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Augsburger.

SRA. AUGSBURGER.– Planteamos, al final del artículo 6º, la incorporación de este párrafo: “Si se hubiese alcanzado la paridad en el Cuerpo, la sustitución se hará siguiendo el orden de la lista”.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Eggimann.
  1. EGGIMANN.– En este punto, junto con el diputado Busatto, queremos proponer este texto: “Producida una vacante se cubrirá en forma inmediata y en primer término, por el candidato del mismo género que siga en el orden establecido en la lista oficializada y el suplente completará el período del titular al que reemplace.

            Sólo una vez agotados los reemplazos por candidatos del mismo género, podrá continuarse la sucesión por el orden de los suplentes del otro género”.

            Esto forma parte del proyecto que había planteado, que está en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General que no pudo ser tratado.

            Le pido al diputado Busatto si puede aclararlo.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra el señor diputado Busatto.
  1. BUSATTO.– La redacción que estamos proponiendo es una alternativa a lo que nosotros entendemos es un déficit en la redacción. Por eso, por ahí, a estas cosas hay que trabajarlas en comisión.

            En el artículo 6º la diputada Augsburger incorpora algo que salvaguarda una situación que nosotros consideramos que no es suficiente.

            El artículo 6º tal cual está planteado en el proyecto original dice que “En caso de muerte, renuncia, separación, inhabilidad, incapacidad permanente o cualquier otro motivo que imposibilite a una mujer la asunción o el ejercicio del cargo, la sustitución sólo deberá hacerse efectiva por la mujer que siga en el orden establecido de la misma nómina perteneciente a la mujer que dio origen a la vacancia”.

            Lo que nosotros estimamos, señor presidente, es que la paridad termina con la problemática del cupo. Al integrar una lista se está produciendo la posibilidad de que se genere una injusticia sobre la base de desequilibrar el orden de la lista.

            Voy a dar un ejemplo puntual. Si esta Cámara de Diputados se integra por 28 diputados  por la mayoría y un sistema de reparto D’Hont, en el caso de que una fuerza política coloque quince diputados y deje su primer suplente afuera, siendo hombre, la situación en el caso de la renuncia de una mujer, automáticamente saltea al hombre y pasa otra vez a la mujer.

            Cosa que nosotros entendemos con esta Ley de Paridad, queda salvaguardada a partir de la confección del cincuenta y cincuenta de la lista.

            Esta es la redacción alternativa que proponemos en favor de la igualdad.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Gutiérrez.

SRA. GUTIÉRREZ.– Creo que lo que acaba de leer la diputada Augsburger es mucho más claro y mucho más sintético porque dice: “Si se hubiera alcanzado la paridad en el Cuerpo, la sustitución se hará siguiendo el orden de la lista”.

            Y por otro lado, señor diputado, la oportunidad estuvo en la Comisión de Derechos y Garantías de la cual usted participa, de haber hecho los aportes necesarios. Para eso hay que estar presente.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Hay un despacho de mayoría y otra propuesta. ¿Hay aceptación de esta propuesta?

            Tiene la palabra la diputada Gutiérrez.

SRA. GUTIÉRREZ.– Lo que leyó la diputada Augsburger.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Con la incorporación hecha por la diputada Augsburger, se vota el artículo 6º.

–        Resulta aprobado.

–          Al enunciarse el artículo 7º, dice el:

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Tiene la palabra la señora diputada Augsburger.

SRA. AUGSBURGER.– Se incorpora, al final del último párrafo: “…, salvo que se hubiese alcanzado la paridad en el Cuerpo”.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– Con la incorporación hecha por la diputada Augsburger se vota el artículo 7º.

–        Resulta aprobado.

–          Se aprueban sin observación los artículos 8º y 9º, artículo 10 de forma.

  1. PRESIDENTE (Bonfatti).– En consecuencia, el proyecto de ley recibe sanción en general y en particular de la Cámara de Diputados y se comunica a la Cámara de Senadores.

–          Aplausos en la Barra y en el Recinto. Cánticos en la Barra.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑